A MODO DE UNA OCCIDENTALIZADA ORIENTACIÓN

Mixturando, eclécticamente, algunos preceptos extraídos de la Biblia y del calefón con 3 partes de Macedoniana porfía, un toque justo de inmersión Jungiana y 4 gotas de Xulsolariana elevación mas el sumo de todo un Lao Tsé en pleno. En epifánica unción, alzamos las copas con el genial brevaje e invitamos a
Tristán Tzara y Alfred Jarry para que nos acompañen a presentarnos con la misma interjección con que comenzara su parlamento el Père Ubú, a la sazón Roi, es decir:









BIENVENIDOS A LA NAVEGACIÓN







Alertamos a los atildados sobre la utilización de metáforas azarosas. Toda libre asociación es demostración de que existe el inconsciente; sobre él desligamos responsabilidades.







Invitamos a descabalgarnos del constante absoluto, las certezas irreversibles, la presunción de objetividad, las posturas a ultranza y los dogmatismos.







Sugerimos tratar de tolerar lo mejor posible el vacío existencial, el tembladeral de la duda, la desubicación de la contradicción, la subjetividad y la vulnerabilidad humanas, a sabiendas de que, aunque denunciemos con cierta queja, lo hacemos enmarcados por el amor y con un fuerte deseo libertario porque:











."...Tú y yo no somos dos mitades de una inútil batalla,/ ni siquiera dos caras acuñadas por la misma derrota,/sino tal vez una pequeña parte de algún huésped sin número y sin rostro, que aguarda en el umbral."







Olga Orozco







Corre sobre los muelles - Museo Salvaje - 1974 -











xzxzxzxzxzxzxzzzxzzzxzxzxzzzxzzxzxzxzzxzxzxzxzxz











viernes, 16 de enero de 2009

MAHATMA GHANDI

GHANDI Y EL CONFLICTO JUDAICO-PALESTINO Dada la extrema vigencia de la carta que transcribimos, colegimos que, en estos 70 años transcurridos, caminamos hacia atrás en el conflicto de medio oriente. Lo único a hacer para fotografiar la realidad es entender esta carta, con cierta amplitud, comprendiendo que aún EEUU no había ganado la guerra mundial, de manera tal de que, cuando Ghandi cita a Inglaterra, habría que considerar, también, a su socio americano. Entendida esta simple operatoria, creo estamos en condiciones de leer la carta. Harijan, 27 de noviembre de 1938.- “Recibí muchas cartas solicitando mi opinón sobre la cuestión judeo-palestina y sobre la persecución a los judios en Alemania. No es sin dudas que expongo mi punto de vista. En Alemania mis simpatías están todas con los judios. Los conocí intimamente en África del sur. Algunos de ellos se transformaron en grandes amigos. A través de ellos aprendí mucho de las percecusiones que sufrieran. Ellos han sido los intocables* del cristianismo; hay un paralelismo entre ellos y los “intocables” hindúes. Sanciones religiosas eran invocadas en los dos casos para justificar el maltrato dispensado a ellos. Más allá de las amistades, hay una razón universal para que tenga simpatía por los judíos; no obstante, mi simpatía, no me imposibilita para observar la necesidad de justicia. El pedido de un lugar nacional para los judios no me convence. ¿Porqué no hacen ellos, como cualquiera de los otros pueblos del planeta, que viven en el país donde nacen haciendo de él “su” lugar? Palestina pertenece a los palestinos de la misma forma que Inglaterra pertenece a los ingleses o Francia a los franceses. Es un error, e inhumano, imponerles, los judios, a los árabes. Lo que está ocurriendo en Palestina no es justificable por ninguna moralidad ni código de ética. Los mandatos no tienen valor. Ciertamente sería un crimen contra la humanidad reducir el orgullo árabe para entregar a los judios Palestina, parcial o totalmente, como el lugar nacional judaico. El camino más noble sería insistir en un tratamiento justo para los judios en cualquier parte del muno en que ellos nacieran y vivieran. Los judios nacidos en Francia son franceses igual que los cristianos nacidos en Francia son franceses. Si los judios no tienen un lugar sino en Palestina, a ellos ¿Les gustaría la idea de ser forzados a dejar las otras partes del mundo donde está asentados? ¿O lo que quieren es tener un lugar doble donde puedan estar a voluntad? Este pedido de un lugar nacional ofrece varias justificaciones para expulsar a los judios de Alemania. Pero la persecución de los alemanes a los judios parece no tener paralelo en la historia. Los antigüos tiranos no fueron tan locos como Hitler parece ser. Ël está haciendo esto con desvelo religioso. Está proponiendo una nueva religión de exclusiva militancia nacionalista en nombre de la cual, cualquier atrocidad, se transforma en un acto de humanidad a ser recompensado en el futuro. Los crímenes de un hombre desorientado e intrépido, están siendo visto bajo la mirada de su raza, con una ferocidad increible. Si hubiera una guerra justificable en nombre de la humanidad, la guerra contra Alemania para prevenir la persecución deshumana contra una raza entera, sería totalmente justificable. Pero yo no creo en ninguna guerra. La discución sobre la conveniencia o inconveniencia de alguna guerra está, por lo tanto, fuera de mi horizonte. Entonces, si no puede haber guerra contra Alemania por los crímenes que están cometiendo contra los judios, ciertamente tampoco puede haber alianza con Alemania.¿Cómo puede haber alianza entre dos naciones que claman por justicia y democracia y una se declara enemiga de la otra? O Inglaterra está reclinándose hacia una dictadura armada o sino que significa eso? Alemania está mostrando al mundo como la violencia puede ser eficientemente trabajada cuando no es disimulada por ninguna hipocresía o flaqueza enmascarada de humanitarismo. Está mostrando como es de hediondo, terrible y alarmante cuando ello aparece las claras y sin disfraces.¿ Los judíos pueden resistir a esta organizada y desvergonzada persecusión, existe alguna manera de preservar su autoestima y que no se sientan indefensos, abandonados e infelices? Yo creo que si. Ninguno que tenga fe en dios necesita sentirse indefenso, infeliz. El Jehová de los judios es un dios mas personal que el dios de los cristianos, musulmanes e hindúes. Aunque realmente, en su esencia, Él sea común a todos. Pero como los judios le atribuyen personalidad a Dios y creen que Él regula cada acción de ellos, en tal caso no se sentirán desamparados. Si yo fuera judio y hubiese nacido en Alemania y hubiera merecido mi subsistencia allá, reinvindicaría a Alemania como mi lugar del mismo modo que un “genuino” alemán lo haría y desafiaría a que me pusieran en una mazmorra, recusándome a ser expulsado o a sufrir discriminación. Y haciendo eso, no debería esperar a que otros judios me sigan en una resistencia civil, pèro tendría confianza en que, al final, se verían compelidos a seguir mi ejemplo. Y ahora una palabra a los judios en Palestina: No tengo dudas de que los judios están yendo por el camino equivocado. Palestina, en la concepción bíblica, no es un tratado geográfico. Ella está en sus corazones, pero deben mirar a Palestina como “su geografíca madre patria” haciendo mal en aceptarla bajo la sombra del belicismo británico. Un acto religioso no debe ocurrir con la ayuda de una bayoneta o de una bomba. Ellos podrían establecerse en Palestina solamente bajo la buena voluntad de los palestinos. Deberían intentar convencer al corazón palestino. El mismo dios que rige el corazón árabe rige el corazón judío. Sólo así obtendrían una opinión mundial favorable a sus aspiraciones religiosas. Hay un centenar de caminos para una solución con los árabes si es que descartan la ayuda de la bayoneta británica. Como está ocurriendo, los judios son responsables y cómplices con otros países de estar arruinando a un pueblo que no tiene nada desacertado con ellos. Y no estoy defendiendo las reacciones de los palestinos. Desearía que hubieran escogido el camino de la no violencia y resistirse a lo que ellos, correctamente, consideran como la invasión a su país por parte de extranjeros. Por eso de acuerdo a los cánones de cierto y equivocado, nada puede ser dicho contra la resistencia árabe a los aplastantes acontecimientos. Dejemos a los judios que claman ser los escogidos por dios que prueben ese título, eligiendo el camino de la no violencia para reclamar su posición en la tierra. Todos los paises son el lugar de ellos, incluyendo Palestina, pero no por agresión sino por culto al amor. Un amigo judío me mandó un libro llamado “La contribución judaica a la civilización” de Cecil Roth. El libro nos da una idea de lo que los judios han hecho en el mundo para enriquecer la literatura, el arte, la música, el drama, la ciencia, la medicina, la agricultura etc.. Determinada su voluntad, los judios pueden recusarse de ser tratados como los parias de occidente, de seres despreciados y pueden exigir ser tratados con condescendencia. Podrían llamar la atención y el respeto del mundo por ser una creación escogida de Dios, en lugar de profundizar en aquella brutalidad sin límites. Podrían sumar, a sus varias contribuciones, la contribución de acción de la no violencia.” *Intocables, en la India, son los integrantes de la casta mas baja de todas, su nombre se debe (a la inversa que en ocdiente que con cierta ironía se titula a los poderosos) a la intocablilidad que devendría de la impureza con que se los denosta y al supuesto contagio que esta acción le ocasionaría al trasgresor del mandato (Nota del traductor) Traducción del portugués Adrián dorado Fuente http://ciscozappa.blogspot.com/2009/01/gandhi-e-o-conflito-judaico-palestino.html _________________________________________________________

2 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Realmente esclarecedor o, al menos, aclaratorio. Entiendo que la propuesta de Ghandi iba (en aquel 1938, que yo sepa, no se había fundado el estado de Israel) en el sentido de no crear un país de judíos, sino que el ser jufío fuera similar al ser cristinao o musulmán o ateo, que nada tenga que ver con una nación.
Interesante y agudo, repito.
También cierto, creo.

Adrian Dorado dijo...

Cincide con mi manera de pensar, yo propongo que a los ateos y agnósticos, se nos reconozcan los íglos que venimos bregando por nuestras convicciones que nos otorguen una superficie considerable de terreno en la Amazonia Central biien alejada de toda civilización "creyente", del signo que fuera y podamos vivir, allí de acuerdo a nuestros preceptos. Eso
¡¡Jeillapea pepé!!