A MODO DE UNA OCCIDENTALIZADA ORIENTACIÓN

Mixturando, eclécticamente, algunos preceptos extraídos de la Biblia y del calefón con 3 partes de Macedoniana porfía, un toque justo de inmersión Jungiana y 4 gotas de Xulsolariana elevación mas el sumo de todo un Lao Tsé en pleno. En epifánica unción, alzamos las copas con el genial brevaje e invitamos a
Tristán Tzara y Alfred Jarry para que nos acompañen a presentarnos con la misma interjección con que comenzara su parlamento el Père Ubú, a la sazón Roi, es decir:









BIENVENIDOS A LA NAVEGACIÓN







Alertamos a los atildados sobre la utilización de metáforas azarosas. Toda libre asociación es demostración de que existe el inconsciente; sobre él desligamos responsabilidades.







Invitamos a descabalgarnos del constante absoluto, las certezas irreversibles, la presunción de objetividad, las posturas a ultranza y los dogmatismos.







Sugerimos tratar de tolerar lo mejor posible el vacío existencial, el tembladeral de la duda, la desubicación de la contradicción, la subjetividad y la vulnerabilidad humanas, a sabiendas de que, aunque denunciemos con cierta queja, lo hacemos enmarcados por el amor y con un fuerte deseo libertario porque:











."...Tú y yo no somos dos mitades de una inútil batalla,/ ni siquiera dos caras acuñadas por la misma derrota,/sino tal vez una pequeña parte de algún huésped sin número y sin rostro, que aguarda en el umbral."







Olga Orozco







Corre sobre los muelles - Museo Salvaje - 1974 -











xzxzxzxzxzxzxzzzxzzzxzxzxzzzxzzxzxzxzzxzxzxzxzxz











sábado, 3 de enero de 2009

APUNTES ACERCA DE LA MEDITACION

PARTE I
Acuciado por algo que desconozco pero que estalló en mi interioridad como si me hubiera tragado un petardo encendido a punto de su explosión, quedé, estupefacto e inmóvil, sentado en mi sillón de colgar frente la mesa ratona que expongo arriba, fotografiada. Se ve que, ultimamente, he proferido demasiados vocablos (muchos escritos y los más pensados) como para que esta beatífica irrupción compensara el exceso emisor, generando un silencio expiatorio que, lejos de saber a nada, me lo dió todo. Quedé focalizado en las mariposeantes hojas del culandrillo quienes con su proverbial lenguaje, me regalaron verdades que, de no ser por ellas, nunca hubiera conocido. Unas hablaban en un tono cirunvalador emitiendo notas profundas de contrabajo. Otras, pululaban saltarinas como los pasos puntiagudos de los que se mueven con sigilo, sagaces y decididos a cometer sus fechorías... o travesuras. Bueno, todo es calificable según el cristal con que se lo mire, y como yo apesar del estruendo primigenio (así había sentido la explosión: como el eco del Big Ban) me hallaba laxo, decidí, complaciente, dejarme intrusar por cada nota inmigrante. Concluido el concierto me pregunté : ¿Y ahora qué, sinó palabras, hojas o notas? Entonces, me dije, la nada del silencio es una quimera. Pero, claro, utópicos como se vé que necesitamos ser, creemos que estando en silencio se nos instaura la nada. La Nada. Distingamos "la Nada" de "nada" pues, esta última, bien pudiera ser lo que haya en un cajón, por ejemplo, o lo que suelen tener en los bolsillos los pobres o en la cabeza algunas que sólo la poseen para teñirse de rubias (según Luca Prodán y los millones de "Barbies" que andan por Play Boy, claro). Ahora, la Nada para ser tal debería estar desposeída hasta de calificativo. Cualquier opinión que sobre ella se vierta le traicioría su “esencia” transformándola en algo. Esencia que tampoco, por ontología, podría tenerla. La Nada es nada y punto... y el punto con el que acabo de cerrar la pequeña oración es otra cosa que se diferencia diametralmente de la nada: el punto es presencia. La Nada, además, es el mas claro ejemplo de singularidad pues es imposible que existan dos nadas... o “nadies” como alguna vez le oí decir a un afamado escultor intentando darle énfasis a la ausencia de gente. Después de una nada, no quedaría más "nadies".Por emular al citado artista. La Nada sería como el efecto que produce una goma de borrar. Pero claro, en última instancia quedaría ese algo que es el soporte donde se efectuó la presencia borrada...y la goma, que a su vez para llegar a nada pues debería borrar, primero, al soporte y luego a si misma. Hummmm.... todo muy improbable... Entonces dentro de estas dimensiones donde ocurre la existencia la nada sería pura especulación filosófica, matemática o mental. Una irreal abstracción para contrapesar al todo que tenemos por doquier. Solo nos quedaría suponer (suponer dije) que la Nada sería posible allende la existencia, pero improbable, también, su comprobación pues quién (que sea creíble) a vuelto de allí para contárnoslo. Desengañémonos, los estados meditativos sean éstos producidos por las técnicas que fueran, jamás nos instauran en la Nada. Esa frase hecha de muchos meditadores que dicen que se "quedan en blanco" o "en la Nada", resulta otra trampita más que ejerce sobre nosotros la manipulación de la mente. La comprobación es fácil, me voy y los dejo mirando las sinfónicas hojas del culandrillo. CONTINUARÁ _______________________________________________________________

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Cómo le das a la croqueta...No te agotás o tomás NERVIGENOL CON GUARACOLANINA, te acordás?

Jorge L.
Un abarzo, hace tiempo quería darme una vuelta y ahora lo hice, me gusta tu lugar hay de todo, flaco, no es mucho laburo?

Chau

Adrian Dorado dijo...

¿Cómo no me voy a acordar Jorgito.. vos en esa época no tomabas OPOMEDEX?
Gracias por el paseito en el corredor y recibo gustoso el "abarzo" (no sé que es y no creo correr riesgos) aunque con vos...no hay nada asegurado.
Espero que te envicies con el blog y si querés escribir algo, dalo como tuyo,
Si es mucho laburo, vos sabés mejor que yo.
Abrazo para vos y tu mujer/es.