A MODO DE UNA OCCIDENTALIZADA ORIENTACIÓN

Mixturando, eclécticamente, algunos preceptos extraídos de la Biblia y del calefón con 3 partes de Macedoniana porfía, un toque justo de inmersión Jungiana y 4 gotas de Xulsolariana elevación mas el sumo de todo un Lao Tsé en pleno. En epifánica unción, alzamos las copas con el genial brevaje e invitamos a
Tristán Tzara y Alfred Jarry para que nos acompañen a presentarnos con la misma interjección con que comenzara su parlamento el Père Ubú, a la sazón Roi, es decir:









BIENVENIDOS A LA NAVEGACIÓN







Alertamos a los atildados sobre la utilización de metáforas azarosas. Toda libre asociación es demostración de que existe el inconsciente; sobre él desligamos responsabilidades.







Invitamos a descabalgarnos del constante absoluto, las certezas irreversibles, la presunción de objetividad, las posturas a ultranza y los dogmatismos.







Sugerimos tratar de tolerar lo mejor posible el vacío existencial, el tembladeral de la duda, la desubicación de la contradicción, la subjetividad y la vulnerabilidad humanas, a sabiendas de que, aunque denunciemos con cierta queja, lo hacemos enmarcados por el amor y con un fuerte deseo libertario porque:











."...Tú y yo no somos dos mitades de una inútil batalla,/ ni siquiera dos caras acuñadas por la misma derrota,/sino tal vez una pequeña parte de algún huésped sin número y sin rostro, que aguarda en el umbral."







Olga Orozco







Corre sobre los muelles - Museo Salvaje - 1974 -











xzxzxzxzxzxzxzzzxzzzxzxzxzzzxzzxzxzxzzxzxzxzxzxz











domingo, 11 de enero de 2009

Por creerme un pendejo (1) almorcé a deshora y como hacía un calor de órdago, dormí una siesta tirado en el piso buscando el frescor de la cerámica que, al final, me dejó petrificado. Me sobresaltó el teléfono que tengo al mango (2) por complejo de sordo, mientras la baba engominaba (3) el bigote que, enmarañado, apuntaba para un lado solo. - ¡ Qué espantosa imagen me devolvió el espejo! - Aterrado, lavé la cara implorando perder los 25 años sobrantes, pero no hubo caso. Desconté solo 7. El revitalizador café ayudó a soltar otros 5 ó 6 y me planté en los 70 que aparento para no seguir luchando. ¡ Total! ... son 12 más de los que tengo, y con poner cara de sabio, seguramente lograré una ventaja interesante. No para un empleo de guardavidas en una playa nudista, sino para darle cierta credibilidad a las dos boludeces (4) que repito como loro. Aprovechando ese cotorreo y la presencia de un sorpresivo y verde trino, después de un baño me fui, raudo, a piarle a una mocosita de 22. Así fue que nos dejamos volar con el atardecer, tirados en los sillones del jardín de la casona de Olivos, mientras compartíamos un Malbec, que fue impagable. La obesa madre yiraba (5) por el parque acomodando perros y flores, sin entender mucho (o nada), como a esa hora su hija con un jovato (6) habían empezado a escaviar (7) y, jugueteando, hablaban de pintura. Evidente prólogo de la estampa de uno con el otro en el departamentito que, justo ella, le había construido a la nena allí donde, antiguamente, resplandeciera el garage de los cuatro coches. La presentación elogiosa que Juanita hiciera de mí como artista, dispensó un reconocimiento que alejó toda posibilidad de crítica, al punto de retirarse del jardín para la casa grande, no bien nos fugáramos al acogedor nidito. Se enteró de la hora de mi despedida cuando el pelotudo (8) del remisero tocó el timbre equivocado y levantó a la gorda en una alcahuetada bochornosa. Era bien entrada la noche y la enamorada con aires de independencia familiar me dijo: - No te preocupes... que está todo bien.- Yo sabía que no estaba todo bien, precisamente, por el tono con que la madre, desde desde el balcón de su dormitorio, espetó: - ¡Juanita! ¡Avisale a ese señor que te acompaña que lo vinieron a buscar! ¡Pobre gorda! Pero la niña está afirmando que es mayor y....¡bueh!... Supongo que el día después le habrá preguntado: - ¿Decime, nena, que edad tiene tu amigo el pintor?- Porque la vieja no creo que me lleve alguno, pero castigada por una vida de insatisfacción y renuncia, parece que se dedicó a los dulces que, si bien no tapan el agujero, por lo menos lo disimulan con la grasa. ¡ Y lo bien que ha hecho! ... Porque.... ¿ Que es la vida sin los apetitos con los que llenamos el vacío? 2 Alertado hace tiempo de esa engrosante posibilidad y para evitar pesadas indigestiones, intenté la santidad macrobiótica, la masticación yóguica, el régimen ayurvédico, el vegetarianismo, y hasta el ovolactismo que como su nombre lo indica, te llenan de huevos y leche, y tampoco te sacan el queso. Pero no hay caso, nací sensual y un poco promiscuo, la natura me dio un estómago lleno de dientes capaces de triturar una ensalada de adoquines. Para mejor, la piel me vibra y el tacto me remonta a la estratósfera si de franela (9) se trata. La sangre me corre como un río rugiente, un torrente rápido, rebelde e irresponsablemente risueño. Y cuando esto ocurre, (le ruego a Dios rodilla en tierra) mi alma canturrea como el portugués, en los labios de Juanita. - Vem, vem, vem,... Eu preciso voar...- 3 Y... aquí estoy como un salame picado grueso escribiendo este confeso papel que encierra una bella y pueril fantasía. La puta realidad es que me he tenido que comprar un champú con ortigas especial para la caída del cabello porque se me están volando las chapas (10). Y antes de finiquitar como un rechupado carozo de damasco (11) prefiero probar hasta el ungüento de guano mezclado al 50% con kerosenne. ¡Peor es enamorarse de los dibujitos que hacen los pelos en el enlozado piso de la bañadera! ¡Pero lo que jamás lograrán, es que me ponga un gato muerto de corona! Prefiero respirar hondo y, con figurado orgullo, lucir un bien encerado brillo. O raparme a lo budista, que da un aire metafísico interesante. Eso sí, con la condición de acompañarlo de un arito que demuestre ser un pelado (12) moderno y no como mi tío que es un pelado antiguo; cosa más que denigrante, si las hay. Y aquí estoy, percibiendo la sensación de ausencia que se aproxima y que aconseja juntar unos mangos (13) para la dentadura postiza, pues son pocos, ya, los molares que, enfrentados, colaboran con la ingesta. Aunque la tecnología a avanzado tanto que, hoy día y gracias al infalible pegamento, las prótesis dentales te permiten comer un sángüiche (14) de pan de antiyer (15) con un pedazo de vacío (16) que sobró, reseco, en la parrilla... Ni que hablar de las lipoaspiraciones y las estéticas que te dejan de afuera, como un jovato (17) que se resiste; y de adentro todo zurcido como un matambre. Pero eso sí, solamente por un tiempito, porque cuando esos ajustes empiezan a colgar: Frankestein al lado tuyo es Valeria Maza (18). Ahora bien, para casos extremadamente avanzados y si la angustia se torna demasiado insoportable, está el paliativo paso intermedio de la criosuspensión, que la inauguró Walt Disney y que debe ser genial: ¿Acaso no fue un visionario cuando inventó los dibujitos?

____________________________________________________

Romualdo Froilán Vildoronga

____________________________________________________________ * Buraco: agujero 1 -Pendejo: chico 2 -Tener al mango:Poner al máximo 3 -Engominar:Poner fijador de cabello 4 -Boludeces: tonterías 5 -Yirar: dar vueltas 6 -Jovato: viejo 7 -Escaviar: beber alcohol 8 -Pelotudo: gilipollas. 9 -Franela: toqueteos previos al coito 10-Volar las chapas: caer los pelos 11-Damasco: albaricoque 12-Pelado: calvo. 13-Mangos: pesos, dinero. 14-Sangüiche: bocadillo entre panes 15-Antiyer: antes de ayer. 16-Vacío: tradicional corte de carne. 17-Jovato: viejo. 18-Valeria Masa: bella modelo argentina.

________________________________________________________________

9 comentarios:

EL ESCRIBIDOR dijo...

Vaya día llevo. Te cuento por privado en un rato o mañana, que me voy a lo mío. Acabo de estar donde JC, así por encima, a ver si esta noche entro.
Me gustó el asunto éste de tu relato. Tiene buena pinta.

Adrian Dorado dijo...

Pues no te quedes en la puerta, métete de lleno adentro, ya hice los llamados al pie para traducir la lunfardías.

EL ESCRIBIDOR dijo...

ya crucé el portón he yirado por el texto, sin exaviar que aquí es temprano, contemplando que el jovato no es boludo, pues las lunfardas no vienen a agraviar nada, sino a demostrarnos que estamos vivitos y coleando

EL ESCRIBIDOR dijo...

Trabuqué los vocablos. Donde escribí lunfardas, quise decir franelas. Sorry.

Adrian Dorado dijo...

¿SORRY? ¿SORRY? Pero ¿Tú tambien anglonizado?
Hombre, con lo bien que escribes, evita todo tipo de penetraciones. Ni cerebrales ni gastronómicas: las hamburguesas con coca cola son una mierda y Mcdonalds otro tanto!
Bueno, sé feliz con lo que euieras quién soy yo para andar prohibiendo, Jò !

beatriz dijo...

Adrián,
somos unos cuantos los que tenemos más o menos la misma edad y al menos yo no te ni me describiría tan cruelmente. Hace mucho que no te veo pero al menos por el humor se ve que no has cambiado, con lo cual tampoco habrá cambiado tu aspecto que es muy agradable por cierto, a las fotos me remito.
En cuanto al shampú de ortigas no sirve para nada, ya lo probé. Tenés que ir al dermatólogo a que te recete algún tónico específico. Y si no "Hair recovery".
besos y abrazos. beatriz

Adrian Dorado dijo...

Hola Beatriz, como andás?Lo que vos llamás crueldad es el grotesco que al final una forma de estética que usa la exageración en función de poner de manifiesto, momentos de la vida de las personas la sociedad etc.También está bien reirse de si mismo y ridiculizarse un poco, así aflojamos con la solemnidad.Te agradezco el piropo vos también tenés lo tuyo no te olvides que hace unos años ya me sacaste el sueño mas de una noche, cosa que festejo.
Te agradezco que pases por aquí a visitarme y leerte alguna cosita.
Te deseo que estés bien. Besos
Adri

beatriz dijo...

Hola Adrián, yo estoy bien, tratando de recuperar mucho tiempo perdido.
Estoy encantada con este modo de comunicación. Entro a tu sitio y te encuentro, estás aquí, entregándote llanamente, con mucha ternura, regalando tu obra, me entero también como estás, a veces qué hacés, es genial.
No creo que otros blogs sean así, al menos los pocos que he leido, la gente escribe para afuera, no desde adentro como vos.
Me cuesta creer que te hagas querer hasta desde un blog!

Adrian Dorado dijo...

Cuanto me alegra Bea que estés, como Proust, en busca de tu tiempo perdido.Cualquier situación de encuentro es más que positiva.Te agradezco los elogios pero sabés (me conocés muy bien) que no podría abordar un blog desde otro lugar que no sea desde adentro. ( a veces creo que me equivoco ..tanta exposición..) Bueh!no importa, lo bueno es que ocurren estas cosas que son mas que gratificantes, esa es la idea,vernos a nosotros mismos en profundidad y compartir las cosas de los humanos que nunca debemos dejar de ser.
Imaginate, con los años y los palos recibidos (no es queja, algunos muy merecidos), quiero decir que a esta altura del partido sólo tengo una forma de conducirme. Igual, ya te digo, a veces dudo.
Me encanta que,navegadora cibernética como te conozco, arrimes tu flota a estas playas para "tertuliar" las cuitas de nuestras vidas, seguir conociéndonos. Aleluya y festejo tu presencia. Bienvenida.