A MODO DE UNA OCCIDENTALIZADA ORIENTACIÓN

Mixturando, eclécticamente, algunos preceptos extraídos de la Biblia y del calefón con 3 partes de Macedoniana porfía, un toque justo de inmersión Jungiana y 4 gotas de Xulsolariana elevación mas el sumo de todo un Lao Tsé en pleno. En epifánica unción, alzamos las copas con el genial brevaje e invitamos a
Tristán Tzara y Alfred Jarry para que nos acompañen a presentarnos con la misma interjección con que comenzara su parlamento el Père Ubú, a la sazón Roi, es decir:









BIENVENIDOS A LA NAVEGACIÓN







Alertamos a los atildados sobre la utilización de metáforas azarosas. Toda libre asociación es demostración de que existe el inconsciente; sobre él desligamos responsabilidades.







Invitamos a descabalgarnos del constante absoluto, las certezas irreversibles, la presunción de objetividad, las posturas a ultranza y los dogmatismos.







Sugerimos tratar de tolerar lo mejor posible el vacío existencial, el tembladeral de la duda, la desubicación de la contradicción, la subjetividad y la vulnerabilidad humanas, a sabiendas de que, aunque denunciemos con cierta queja, lo hacemos enmarcados por el amor y con un fuerte deseo libertario porque:











."...Tú y yo no somos dos mitades de una inútil batalla,/ ni siquiera dos caras acuñadas por la misma derrota,/sino tal vez una pequeña parte de algún huésped sin número y sin rostro, que aguarda en el umbral."







Olga Orozco







Corre sobre los muelles - Museo Salvaje - 1974 -











xzxzxzxzxzxzxzzzxzzzxzxzxzzzxzzxzxzxzzxzxzxzxzxz











martes, 30 de diciembre de 2008

" TU ELIGES, SIEMPRE, ELIGES"

El dilema es serio y reviste gravedad, no veo una solución de corazón contento. Siempre parches, malversadas verdades, adecuaciones de conformismo, excesivo gatopardismo. Hay un punto de la presencia personal en que, los dueños de la decisión, exigen de tí una funcionalidad que hecha por tierra toda la ideología que hayas podido tener a pura conquista de tu arte con el esfuerzo personal. Si tu obra tiene peso te lo harán saber con meridiana claridad: allí está la gloria sobreactuada o te ofrecerán, también, la ausencia y el vacío. “Tu eliges, siempre, eliges” dice en los carteles del reclutamiento. Es cierto, cualquier gesto humano importa una determinada ideología. A eso nadie escapa. No te perdonarán. Todo está allí y es solo viento. A mayor cultura lo verás con claridad. Entonces, planteada está la alternativa: te sometes integrándote al Olimpo de los elegidos. A la negra humareda de estiércol nausabundo, los mas bajos fermentos, la narcotización del narcicismo. - OH! Gran Maestro de la Orden de la Genialidad, todos te adoramos anestesiándote con los arrumacos del dinero, el regodeo momentáneo en el poder. O decididamente te alejas, voluntaria o compulsivamente. “Tu elijes, siempre, eliges” dice, escrito, en las puertas de la mensajería. Eso reza, aunque sea una mentira. Ya sabes que puedes discursear lo que te plazca y si pinta con mensura espiritual mejor! Tendrás muchos adeptos, los más bellos aplausos. Pero en el espejo cotidiano donde limpias tus membranas sabrás que, hipócrita, te has transformado en otro fausto. De los tantos: uno más. Ah! Si, claro que la cultura modifica, ¡Y cómo! Precisamente por eso has llegado al punto de toparte al paredón e irte en el enroque (a tu exitosa diestra) o sino a la esquina de regreso y tu caída (a la siniestra). “Tu eliges, siempre eliges” rezan los carteles de la comisaría. Los más optan por seguir, total. ¿A quién le importa? Mas vale mierda adinerada que indigencia soslayada. Otros, los menos, al ostracismo del retiro llevándose la llama inapagada. No son tiempos para andar con humanistas pretensiones. Allí afuera, presto el cuchillo, afilado, para el desolle perfecto. Suertudos los que alcanzan una acción sin retorcer, un ápice, la idea; sin negociar un vocablo. ¡Joder, qué envidia! Son los menos... pocos, muy pocos. Contados con los dedos de mi brazo manco. Igual por mucho espacio que consigas, a la hora de la hora que es ahora, los que deciden con la muerte, llenando a Gaza con metralla, perdonen la palabra y la crudeza, se siguen cagando en los humanos y en la putísima cultura que tengamos. Pero date por contento: “Tu eliges, siempre, eliges” _________________________________________________________________

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Sabés porque ahcen esto los hijos de puta porque despues viene el neegro y andá a saber si los apoya como hiso Bush, no viste que dijo que estaba bien que se defendían de los misiles de los árabes...dale cuantos judios murieron con los misiles?

José Villegas

Anónimo dijo...

Flaco, traidor! Así que colgaste los pinceles y te paaste l bando de los maricones...mándá!!!
que era mas sucia la pintura?
ahora sos bacán?

Eldibu Jante JCE

igual te perdonamos porque te queremos, la flaca y yo.

Anónimo dijo...

Vos sí q elegiste. Por lo menos no andar más con taxifletes de un lado a otro llevando cuadros..¡q piola!

Chuic!

La flaca pizzera