A MODO DE UNA OCCIDENTALIZADA ORIENTACIÓN

Mixturando, eclécticamente, algunos preceptos extraídos de la Biblia y del calefón con 3 partes de Macedoniana porfía, un toque justo de inmersión Jungiana y 4 gotas de Xulsolariana elevación mas el sumo de todo un Lao Tsé en pleno. En epifánica unción, alzamos las copas con el genial brevaje e invitamos a
Tristán Tzara y Alfred Jarry para que nos acompañen a presentarnos con la misma interjección con que comenzara su parlamento el Père Ubú, a la sazón Roi, es decir:









BIENVENIDOS A LA NAVEGACIÓN







Alertamos a los atildados sobre la utilización de metáforas azarosas. Toda libre asociación es demostración de que existe el inconsciente; sobre él desligamos responsabilidades.







Invitamos a descabalgarnos del constante absoluto, las certezas irreversibles, la presunción de objetividad, las posturas a ultranza y los dogmatismos.







Sugerimos tratar de tolerar lo mejor posible el vacío existencial, el tembladeral de la duda, la desubicación de la contradicción, la subjetividad y la vulnerabilidad humanas, a sabiendas de que, aunque denunciemos con cierta queja, lo hacemos enmarcados por el amor y con un fuerte deseo libertario porque:











."...Tú y yo no somos dos mitades de una inútil batalla,/ ni siquiera dos caras acuñadas por la misma derrota,/sino tal vez una pequeña parte de algún huésped sin número y sin rostro, que aguarda en el umbral."







Olga Orozco







Corre sobre los muelles - Museo Salvaje - 1974 -











xzxzxzxzxzxzxzzzxzzzxzxzxzzzxzzxzxzxzzxzxzxzxzxz











martes, 28 de abril de 2009

VADEMECUM

.
.
.
.
.
Para ampliar cliquee sobre la imagen
.
.

8 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Me encanta el título (Viene conmigo).
Por tanto, Adrián, la palabra nos asoma a un precipicio...

Cosmunicando dijo...

una inversión del proceso vital?

besos

Adrian Dorado dijo...

VADEMÉCUM
(Del lat. vade, anda, ven, y mecum, conmigo).

1. m. Libro de poco volumen y de fácil manejo para consulta inmediata de nociones o informaciones fundamentales.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Adrian Dorado dijo...

La palabra=conciencia reemplaza al vértigo que pueden producir las honduras, las velocidad, la altura...


Toma de conciencia de cualquier proceso vital, no hay propuesta alteración sino claridad.
Nombrar iluminaría, calmaría llegado el caso.

Anónimo dijo...

Hablar, re-conocer la experiencia vital traería alivio. La conciencia no atenúa el sentimiento, lo contiene abrazándolo con la luz de la comprensión.

Adrian Dorado dijo...

sí Amando, si la palabra nos cuestiona, nos delata, nos requiere e inquiere (como en este caso que está intencionalmente planteado) seguramente ha de localizarnos frente a un abismo.
Lo ciertamente relevante de la existencia es, cuando menos, misterioso.A su vera el desconocimiento.El vocablo sería frontera.(Hete aquií otro bello axioma axioma)

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Genial como siempre, mi querido Adrián, tu casa ya es una de las citas ineludibles de la blogosfera.

Mil besos
Marian

Adrian Dorado dijo...

Y que lo digas tú Marian, la tuya es una de mis escuelas donde aprendo como escriben los poetas de verdad.
Te agradezco el comentario

Otros mil para ti también.