A MODO DE UNA OCCIDENTALIZADA ORIENTACIÓN

Mixturando, eclécticamente, algunos preceptos extraídos de la Biblia y del calefón con 3 partes de Macedoniana porfía, un toque justo de inmersión Jungiana y 4 gotas de Xulsolariana elevación mas el sumo de todo un Lao Tsé en pleno. En epifánica unción, alzamos las copas con el genial brevaje e invitamos a
Tristán Tzara y Alfred Jarry para que nos acompañen a presentarnos con la misma interjección con que comenzara su parlamento el Père Ubú, a la sazón Roi, es decir:









BIENVENIDOS A LA NAVEGACIÓN







Alertamos a los atildados sobre la utilización de metáforas azarosas. Toda libre asociación es demostración de que existe el inconsciente; sobre él desligamos responsabilidades.







Invitamos a descabalgarnos del constante absoluto, las certezas irreversibles, la presunción de objetividad, las posturas a ultranza y los dogmatismos.







Sugerimos tratar de tolerar lo mejor posible el vacío existencial, el tembladeral de la duda, la desubicación de la contradicción, la subjetividad y la vulnerabilidad humanas, a sabiendas de que, aunque denunciemos con cierta queja, lo hacemos enmarcados por el amor y con un fuerte deseo libertario porque:











."...Tú y yo no somos dos mitades de una inútil batalla,/ ni siquiera dos caras acuñadas por la misma derrota,/sino tal vez una pequeña parte de algún huésped sin número y sin rostro, que aguarda en el umbral."







Olga Orozco







Corre sobre los muelles - Museo Salvaje - 1974 -











xzxzxzxzxzxzxzzzxzzzxzxzxzzzxzzxzxzxzzxzxzxzxzxz











jueves, 30 de abril de 2009

. . . .
.
.
.
Para ampliar cliquee en la imagen
.
.

5 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

De ahí el vértigo... ¿o la ceguera?

Adrian Dorado dijo...

Si claro uno es consecuencia del otro..ahora la ceguera no es recomendable en esas situaciones, acrecienta, acelerando, el peligro del desbarranco.
Recomendaría esquivar el peligro con la nominación que evita el exilio.

Pepe Gonce dijo...

Estimado Adrián, después de volver de unas pequeñas vacaciones es un placer volverte a encontrar aquí.

¿Y el día que nos falte la palabra? Se apagarán todas las luces… ¿Notaremos las ausencias?

Un abrazo,

Pepe dijo...

Gracias de nuevo Adrian, su comentario es muy interesante y lo leí muy despacio, incluso tengo la sensación de que debería leerlo otra vez. Gracias por la recomendación, pero ahora estoy poco a poco leyendo un libro que, bueno, no quisiera recomendarselo a usted ni a personas con más de, por ejemplo, 50 años, pues este no dice nada nada nada que sea neutro o intranscendente. Esta estructurado en pequeñas anépdotas, lo cual lo hace, disculpen, doliente. El resultado "Es La Palabra".

Añado el prefacio para que no tengan que ir a buscarlo.

"PREFACIO
El Dr. Frankl, psiquiatra y escritor, suele preguntar a sus
pacientes aquejados de múltiples padecimientos, más o menos
importantes: "¿Por qué no se suicida usted?" Y muchas veces, de
las respuestas extrae una orientación para la psicoterapia a
aplicar: a éste, lo que le ata a la vida son los hijos; al otro, un
talento, una habilidad sin explotar; a un tercero, quizás, sólo unos
cuantos recuerdos que merece la pena rescatar del olvido. Tejer
estas tenues hebras de vidas rotas en una urdimbre firme,
coherente, significativa y responsable es el objeto con que se
enfrenta la logoterapia, que es la versión original del Dr. Frankl
del moderno análisis existencial.
En esta obra, el Dr. Frankl explica la experiencia que le llevó al
descubrimiento de la logoterapia. Prisionero, durante mucho
tiempo, en los bestiales campos de concentración, él mismo sintió
en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. Sus
padres, su hermano, incluso su esposa, murieron en los campos
de concentración o fueron enviados a las cámaras de gas, de tal
suerte que, salvo una hermana, todos perecieron. ¿Cómo pudo él
—que todo lo había perdido, que había visto destruir todo lo que
valía la pena, que padeció hambre, frío, brutalidades sin fin, que
tantas veces estuvo a punto del exterminio—, cómo pudo aceptar
que la vida fuera digna de vivirla ? El psiquiatra que
personalmente ha tenido que enfrentarse a tales rigores merece
que se le escuche, pues nadie como él para juzgar nuestra
condición humana sabia y compasivamente. Las palabras del Dr.
Frankl tienen un tono profundamente honesto, pues se basan en
experiencias demasiado hondas para ser falsas. Dado el cargo que
hoy ocupa en la Facultad de Medicina de Viena y el renombre que
han alcanzado las clínicas de logoterapia que actualmente van
desarrollándose en los distintos países tomando como modelo su
famosa Policlínica Neurológica de Viena, lo que el Dr. Frankl tiene
que decir adquiere todavía mayor prestigio."

Cosmunicando dijo...

la palavra y el signo... me gusta!
besos