A MODO DE UNA OCCIDENTALIZADA ORIENTACIÓN

Mixturando, eclécticamente, algunos preceptos extraídos de la Biblia y del calefón con 3 partes de Macedoniana porfía, un toque justo de inmersión Jungiana y 4 gotas de Xulsolariana elevación mas el sumo de todo un Lao Tsé en pleno. En epifánica unción, alzamos las copas con el genial brevaje e invitamos a
Tristán Tzara y Alfred Jarry para que nos acompañen a presentarnos con la misma interjección con que comenzara su parlamento el Père Ubú, a la sazón Roi, es decir:









BIENVENIDOS A LA NAVEGACIÓN







Alertamos a los atildados sobre la utilización de metáforas azarosas. Toda libre asociación es demostración de que existe el inconsciente; sobre él desligamos responsabilidades.







Invitamos a descabalgarnos del constante absoluto, las certezas irreversibles, la presunción de objetividad, las posturas a ultranza y los dogmatismos.







Sugerimos tratar de tolerar lo mejor posible el vacío existencial, el tembladeral de la duda, la desubicación de la contradicción, la subjetividad y la vulnerabilidad humanas, a sabiendas de que, aunque denunciemos con cierta queja, lo hacemos enmarcados por el amor y con un fuerte deseo libertario porque:











."...Tú y yo no somos dos mitades de una inútil batalla,/ ni siquiera dos caras acuñadas por la misma derrota,/sino tal vez una pequeña parte de algún huésped sin número y sin rostro, que aguarda en el umbral."







Olga Orozco







Corre sobre los muelles - Museo Salvaje - 1974 -











xzxzxzxzxzxzxzzzxzzzxzxzxzzzxzzxzxzxzzxzxzxzxzxz











lunes, 20 de abril de 2009

.
HOKYO ZAN MAI (2)
.
.
Para ampliar cliquee sobre la imagen
.

5 comentarios:

Pepe Gonce dijo...

Este es el espejo que nos gustaría (a mi mujer y a mí) tener en el salón de nuestra casa. Un espejo donde se reflejara cada vez que nos miramos la sensibilidad de una persona como tú, Adrián.

Salud y libertad.

Amando Carabias María dijo...

Hagamos caso pues de la imagen, zambllámonos en el reflejo para encontrar la identidad perdida, quizá la inocencia que se fulminó en el paraíso. A lo mejor no hubo pecado, a lo mejor hubo error, el error de pensar que con las apariencias bastaban.

Adrian Dorado dijo...

Pepe, entro al blog con el ánimo medio abatido y me encuentro con tu comentario que no sólo me lo ha levantado, sino hecho preguntar porqué, a veces uno no sabe valorar todo lo que tiene.Todo lo que ha recibido juntamente con la existencia. Tan sólo la oportunidad de movilizar a personas como tú es un privilegio. No sabes lo que te agradezco la participación.Hoy me has compensado el trabajo con tus palabras.

Hermano, tienes razón así es, ese cuento de la caída creo que es un terrible error, ésta es la oportunidad del paraiso, sólo que la gente no lo sabe y destruye en lugar de gozar.Te sugiero que cambiemos de tiempo verbal, digámos lo que propones en presente: No hay pecado y si, hay error al pensar que con las apariencias alcanzan, hay que ser y olvidarse de aparentar.
Zambullámonos en todas las realidades y en el vergel que está delante nuestro también. Todo está aquí en este eterno presente, luego que importa el después si nunca llega, siempre es: ahora.
Gracias a ambos, me han levantado el ánimo y demostrado que poco vale caerse. Dejar que sea solamente un tropezón de puro sentimental, no más que eso.
Abrazos

Maria Sanguesa dijo...

Me encanta el contenido de tu blog. Quizás sea más fácil reconocernos en nuestro reflejo que en este complicado amasijo de piel, venas, arterias, pensamientos y emociones que conforman nuestra arquitectura humana, nuestra falible identidad de seres humanos...quedémonos pues con el reflejo que propones. Salud, compañero.

Adrian Dorado dijo...

Ah! María Salud y bienvenida! Seguro es más fácil el reflejo, así es como ficcionamos y dejamos que nuestros otros yoes se entremezcen con los de lo otros, escritores y lectores todos juntos en un encuentro feliz.
Gracias por la vueltita que te has dado, hazlo cuando quieras es tu casa.