A MODO DE UNA OCCIDENTALIZADA ORIENTACIÓN

Mixturando, eclécticamente, algunos preceptos extraídos de la Biblia y del calefón con 3 partes de Macedoniana porfía, un toque justo de inmersión Jungiana y 4 gotas de Xulsolariana elevación mas el sumo de todo un Lao Tsé en pleno. En epifánica unción, alzamos las copas con el genial brevaje e invitamos a
Tristán Tzara y Alfred Jarry para que nos acompañen a presentarnos con la misma interjección con que comenzara su parlamento el Père Ubú, a la sazón Roi, es decir:









BIENVENIDOS A LA NAVEGACIÓN







Alertamos a los atildados sobre la utilización de metáforas azarosas. Toda libre asociación es demostración de que existe el inconsciente; sobre él desligamos responsabilidades.







Invitamos a descabalgarnos del constante absoluto, las certezas irreversibles, la presunción de objetividad, las posturas a ultranza y los dogmatismos.







Sugerimos tratar de tolerar lo mejor posible el vacío existencial, el tembladeral de la duda, la desubicación de la contradicción, la subjetividad y la vulnerabilidad humanas, a sabiendas de que, aunque denunciemos con cierta queja, lo hacemos enmarcados por el amor y con un fuerte deseo libertario porque:











."...Tú y yo no somos dos mitades de una inútil batalla,/ ni siquiera dos caras acuñadas por la misma derrota,/sino tal vez una pequeña parte de algún huésped sin número y sin rostro, que aguarda en el umbral."







Olga Orozco







Corre sobre los muelles - Museo Salvaje - 1974 -











xzxzxzxzxzxzxzzzxzzzxzxzxzzzxzzxzxzxzzxzxzxzxzxz











domingo, 2 de mayo de 2010

SILBIDO LONGO

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX


XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

14 comentarios:

Isolda dijo...

Querido Adrián: No sé que hacer con el cuchillo y la dentadura. Lo digo en serio, me superas, ya sé que no hay límite en la creación y todo es tan subjetivo! Sin embargo, me atrae terriblemente, como el post de Polipoesía; lo ví y me recreé dos veces con la boca abierta.
Soy ignorante en cuanto a creación e imaginación, claro eso es de Artistas y no es mi fuerte. Confío en tu ayuda para interpretar a las Vanguardias Argentinas.
Los besos, hoy muy sutiles y aéreos (esa dentadura da un pelín de grima...)

Adrian Dorado dijo...

Querida Isolda : Imposible eludir la responsabilidad que deviene de andar poniéndole piedritas en la zapatillas a los paseantes por las avenidas y senderos de la vida. Misión fundamental del arte pues, si su misión queda reducida, tan sólo, a la ratificación de lo que todo el mundo sabe y conoce,
(¡menuda gracia!), no resultaría de vital importancia sino, mas bien, de funcionalidad mnémica y tan sólo histórica. Por ende anémica comparada con la nutritiva propiedad que promete el enunciado de su presencia.
Me he avispado entonces, que el arte, desea ser algo más que un mero objeto de remembranza. Pre-tende y post-logra cierta tensión que se pro-diga en des-cubrir qué cuernos nos anda car-comiendo la tranquilidad como si se tratara de la fundación de un hormiguero pululando en la localidad del propio trasero.
Entonces digamos que su misión sería la de poner de manifiesto alguna ausencia, la denuncia del agobio de alguna restrictiva presencia y/o suscitar nuevos peldaños en la escalera del conocimiento humano. Del de si mismo, claro está.
Método ideal para su logro: la libre asociación.
Y aquí es donde, por singular, se despliega a lo largo y ancho del tapete, lo subjetivo que mencionas en tu comentario-solicitud.
¿De qué valdría y qué provecho podría dejarte que te transcribiera las cuitas que, a mi me genera? Sería de valor exclusivamente anecdótico y lo cierto es que, frente a esta oportunidad quisiera que nos regalaramos algo más.
Por lo tanto permíteme desechar eso de: “Soy ignorante en cuanto a creación e imaginación” porque me resulta un argumento falaz. Estoy convencido que dispones del arsenal preciso para librar esta escaramuza.
Pero no te dejaré en solitario frente a la tormenta de significados. Luego los significantes ya serán del costal de lo subjetivo y tan personal que, ahí, yo nada puedo hacer. Lo siento.
Para ir a los primeros te sugiero que veas para que cuernos se utiliza cada uno de los elementos citados (el cuchillo, la dentadura y el libro sobre las vanguardias argentinas); y juntos en ese con-texto que juntos conforman cual sería el texto que le pondrías a cada uno. O que es lo que cada uno te dice y, a su vez, le diría al otro. Que efecto resultaría de la interacción de esas tres herramientas entre sí.
Una ayuda más… a ver… sabemos que el cuchillo no cose ni pega nada, por el contrario, corta, separa, desune… asesina, lacera, penetra, y en lo que está vivo: hace sangrar, en cuyo caso, también, dolería. (Ver los cuchillos del Bosco en su tríptico de las delicias que tenéis allí en el Prado)
continúa en el otro comentario

Adrian Dorado dijo...

De la dentadura postiza pues… fundamentalmente que es una prótesis, una ayuda, una muleta o apoyo para lograr lo que sin ella sería imposible: la masticación, acción fundamental en el complejo proceso de la digestión de los alimentos que, a diferencia de las dentaduras reales, imposibilitan pegar aquellos mordiscos en los bocadillos o en las manzanas por el riesgo de quedar “prendidos” en el resistente alimento y fuera de su lugar ideal: la boca. Por eso no sirven para morder con agresión sino para masticar cuidadosamente. Claro que, como hemos dicho, fuera de su ámbito comienza a tener otra connotación, no es cierto? Entre otras cosas nos dejaría como…boquiabiertos y desdentados?
Bueno, en términos de arte, también deberíamos acostumbrarnos a la convivir con la polisemia propia de los símbolos quienes, por característica, suelen tomarnos de sorpresa actuando directamente en nuestro inconsciente sin pedirle permiso al extenso e hipervalorizado campo de los pensamientos lógicos. Una cosa es entender racionalmente algo y otra una comprensión más integral del mismo fenómeno donde participaría nuestra sensibilidad más amplia. Por ello noto muy acertada tu confesión de sentirte excedida y de experimentar, a su vez, una atracción terrible. ¡Cómo convocan esta situaciones!
Ese es el propósito: hacer pensar y sentir al espectador. Ya ves que el arte se valoriza más por lo que cuestiona que por lo que afirma…al igual que todas las cuitas de la vida misma: El caso, sentir, sensibilizarse y crear preguntas que a su vez vuelvan a crear otras en un continuo eterno … otra vez: como se da en la vida, como la vida misma.

PD: Formidable por lo exacto el término “grima” (aquí no se usa coloquialmente)
1. f. desazón (‖ dis-gusto).
2. f. dentera (‖ sensación desagradable)

Besos para tí también.

francisco gomez dijo...

Fíjate Adrián que se me ha venido a la memoria una anécdota de mi juventud, trabajaba de electricista en la construcción del museo Miró y cuando el gran artista in situ pinto un mural para un techo,al lanzar la pintura y empezar a caminar para dejar las huellas de los pies,un joven compañero me dijo” será guarro el viejo ese” y cuando le dije que era el gran pintor Joan Miró me dijo, esos cuadros que hace los hace mi hermano pequeño, mejor y con más colores,que pinte algo que se pueda entender.Me queda claro que el arte y sus interpretación son libres, producen reacciones varias y generan sensaciones de bienestar, paz, asombro,complacencia,rechazo,esas sensaciones y otras muchas que a cada uno individualmente generan son para mí, su gran aportación a la humanidad, cuídate para seguir creando y produciendo reacciones.
Un gran saludo de Paco

Isolda dijo...

ADorado, ésta ha sido una lección magistral y la he guardado en la carpeta que merece.
Voy a ello, quizá me he fijado más, hablo del arte en general, en lo que me entra por los poros, por los sentimientos, ya sea estética, odio, atracción, da igual. No he aprendido a hacerme preguntas y buscar respuestas en el arte y reconozco que llevo un retraso considerable. Insisto, eso es de artistas, a mí me resulta más facil cuestionarme todo (de hecho, es una actitud inherente en mí) con el razonamiento puro y duro.
Dicho esto, llevo unos años que intento acercarme a lo que tú haces, precisamente porque noto esa carencia, por eso al descubrir la zona irredenta y a tí, entré y me quedé.
A veces lo pillo con sólo una mirada, otras, me lo llevo y le doy vueltas hasta obtener mi punto de vista, pero ayer no veía más que el cuchillo, la dentadura y el libro. Todo era plano y hubiera tenido que elevarme por encima de las tres cosas; con tu ayuda está claro. Gracias de corazón, por este magnífico ensayo.

Lo que sí te digo, que me gusta la foto de tu avatar, nada que ver con la nueva imagen del blog.
Besos un poco más sabios.

Amando Carabias María dijo...

Algo incomprensible ha sucedido.
Esta tarde incluí un comentario, que seguía al de Paco, y veo que no ha quedado publicado. Venía a decir, después de leer tu comentario desdoblado en dos que, como afirma Isolda es un gran ensayo, encuentro un problema, un problema que no tiene que ver con el artista, sino con el espectador en este caso.
Esa misma polisemia a la que aludes en tu texto, puede llevar a una interpretación y su contraria.
Por ejemplo en esta entrada se me ocurren dos:
La vanguardia argentina está siendo herida, penetrada, rasgada, mutilada y va a ser masticada por los poderes fácticos que están sobre ella...
O la contraria:
La vanguardia argentina es un arma que penetra, hiera, hace trizas la realidad para mascarla y ofrecérnosla para que la podamos masticar lentamente...

Entonces la pregunta es si esto es válido, si la imaginación del espectador va demasiado lejos...

Por supuesto que no estoy nada preparado (creo que tu comentario de hoy ha sido una buena clase para iniciarnos), es que nos lo has puesto fácil con tu ejemplo tan didáctico...
A ver si ahor lo hago bien...

catherine dijo...

Gracias, Adrian, por la clase que contesta a la pregunta de Isolda. Yo, científica la necesitaba, y algunas más por supuesto.
No puedo ser tan lírica como Amando. Lo que me viene es: la Vanguardia argentina con el cuchillo entre los dientes. No sé si la expresión tendrá para los hispanohablantes el mismo sentido que en francés, un sentido de lucha.

Adrian Dorado dijo...

Antes que nada agradeceros por la posibilidad que me dais de poder desplegar “el maestro ciruela” que llevo dentro y el hecho de compartir estas charlas donde los conceptos se construyen a partir de las reflexiones que todos efectuamos respecto del fenómeno artístico.
Es tendencia, desde tiempo ha y bien característica de la vanguardia, la orientación enfocada a que la obra de arte complete su sentido con la participación insoslayable (y a más mejor) del espectador.
Dicho de otra manera se procura que él, llamémosle el receptor, sea copartícipe necesario en la creación de la obra y no ya un mero re-creador o tan sólo un intérprete de la misma. Para lo cual las obras precisan un grado de apertura o para decirlo por la negativa, de “no cerrazón o clausura”, ofreciendo la multivocidad como razón fundamental de su existencia. (Hay hasta el hartazgo investigaciones y eventos que concluyen con la participación extremadamente activa de un colectivo presente).
Pero para profundizar más estos aspectos del “tête a tête” comunicacional y no irnos por alguna bifurcación que ofrece la pluralidad de receptores, regresemos al caso que nos referimos.

Es resultado de experiencia vital, la comprensión de que la existencia carece de sentido cierto, concreto y ratificable puesto que la muerte barre con todo precepto dogmático. Sabemos que nos marchamos sin respuestas, en esta vida, a los grandes interrogantes de la existencia.

El psicoanálisis nos indica que es en torno al vacío y para evitar la caída en él desde donde se construye el deseo. Imaginario que, alcanzado,no bien hecho realidad, debe ser trocado por otra expectativa para poder continuar con la dotación de sentido con que cada sujeto inviste a su tránsito.
No existe la validez universal ni comprobable pues, en esencia, nada tiene sentido en sí mismo sino aquél que queramos otorgarle. Siendo, precisamente, la creación del sentido de la vida lo que hace a la misma. Éste, a su vez, nunca toma visos de definitivo sino de mutable a través del tiempo y de la experiencia; los que irán metamorfoseándose a medida de las necesidades tanto en lo colectivo epocal como en los tiempos particulares de cada individuo.
Quiero decir que para poder continuar vivos, en realidad, somos constructores de sentidos .
La ausencia de sentido vital nos dejaría en una instancia desembocante en el suicidio y es consecuencia de esa falta de fe la que conduce a la depresión la que, en caso de no ser tratada, llevaría a la autodestrucción.
Entonces, partiendo de la premisa de que, en síntesis, de lo que somos creadores es de sentidos, uno de los métodos del arte es presentar estímulos en el campo semántico puesto que, con inmediatez, el receptor le irá otorgando lecturas que remitirán, sin lugar a dudas, a su propia historia y necesidades.
Las interpretaciones vertidas sobre el “estímulo-obra de arte” hablan mucho más sobre la interioridad de aquel que las genera que del hacedor de la misma.

El hombre no puede escapar de proyectar sus propios contenidos en las diferentes lecturas que hace de los sucesos. Mucho más tratándose del arte.
En cuanto al creador es bueno saber que actúa de la misma manera.
Lo que, ciertamente, resulta falaz es la pretensión de valorizar la obra según y si las lecturas de los espectadores y la “intención” del artista coinciden en pleno, puesto que cada individuo tiene, por efecto de la diversidad que responde a lo singular, su diferente e inalienable visión de los hechos.

Desde allí creo que las preguntas polares y supuestamente contradictorias son tan válidas como cualquier otra en tanto surjan de necesidades genuinas. Y, sí, claro que el arte puede conducirnos al terreno de la inasibilidad generada por la duda, afirmando y negando con simultaneidad.

¿Acaso no se trata siempre del cristal con que se mire y nuestros binoculares- lejos de congelarse- varían según ánimos y aprendizajes?

Adrian Dorado dijo...

Otra señalización:
El método paradojal de descontextualizar del ámbito natural a diferentes elementos y, con ellos, construir un conjunto inédito ha sido muy común desde siempre en el arte. Remitámonos al citado Hieronimus Bosch en su Infierno musical del T´riptico, a Buñuel Y Dalí en el Perro andaluz, a Magritte y tantos otros Surrealistas y dadaistas. Muchas vecs hasta producidos por el azar.

lobo rojo solitario dijo...

GEniaL!!!!!!!!!!!! Maese
maravilloso maravilloso maravilloso
y los coments palquilar balcones
lo de maestro ciruela lo dice UD!!
eh!!! jajjjjjjjaaaaaaaa
La Bibi diría q sos un GUaaachO!!!
Esta imagen me dió en el centro mismo de mi ARtEcuorE cosa q te agradezco hasta el infinitoooooo y agrego: "nunca alguien me dijo tannnnnto sobre sobre algo con tan poco"
gracias otra vez
RESPETO POR LAS PALABRAS
RESPETO POR LA IMAGEN
q cojones tiooooooooooooo!!!!!
abrazo de poeta

lobo rojo solitario dijo...

PASASTE POR MI BLOG
ADorado como siempre tu aporte es impecable y sustancioso. Siempre me pasa q releo a estos autores de maravilla (entre tanto gusano retorno a las fuentes) El otro día releía Yerma y se me corrían las lágrimas. Lorca es indudablemente un adelantado a nuestro tiempo, en eso me pasa parecido a vos, releo y es como si decubriera cosas nuevas.
abrazo de poeta mi amigo

Liliana Lucki dijo...

El placer de crear y expresar libremente los recuerdos,sentidos,imaginario interno o......

No tiene limite y es maravilloso.

Quien quiera ver ,que vea lo que pueda y quiera.
Todos con la posibilidad de ser parte .

Super interesante,un espacio especial.

Te saludo desde MDQ,Liliana

Anónimo dijo...

Borges reflexiona sobre temáticas como la identidad fija de un texto o la autoría original. Para él, el significado del texto se construye con cada lectura y cada escritura no es sino una reescritura.

Anónimo dijo...

“Lo lúdico entendido como una visión en

la que las cosas dejen de tener sus funciones

establecidas para asumir muchas veces

funciones muy diferentes, funciones inventadas.”

Julio Cortazar

¡¡Buen Blog!!
Ana Maria