A MODO DE UNA OCCIDENTALIZADA ORIENTACIÓN

Mixturando, eclécticamente, algunos preceptos extraídos de la Biblia y del calefón con 3 partes de Macedoniana porfía, un toque justo de inmersión Jungiana y 4 gotas de Xulsolariana elevación mas el sumo de todo un Lao Tsé en pleno. En epifánica unción, alzamos las copas con el genial brevaje e invitamos a
Tristán Tzara y Alfred Jarry para que nos acompañen a presentarnos con la misma interjección con que comenzara su parlamento el Père Ubú, a la sazón Roi, es decir:









BIENVENIDOS A LA NAVEGACIÓN







Alertamos a los atildados sobre la utilización de metáforas azarosas. Toda libre asociación es demostración de que existe el inconsciente; sobre él desligamos responsabilidades.







Invitamos a descabalgarnos del constante absoluto, las certezas irreversibles, la presunción de objetividad, las posturas a ultranza y los dogmatismos.







Sugerimos tratar de tolerar lo mejor posible el vacío existencial, el tembladeral de la duda, la desubicación de la contradicción, la subjetividad y la vulnerabilidad humanas, a sabiendas de que, aunque denunciemos con cierta queja, lo hacemos enmarcados por el amor y con un fuerte deseo libertario porque:











."...Tú y yo no somos dos mitades de una inútil batalla,/ ni siquiera dos caras acuñadas por la misma derrota,/sino tal vez una pequeña parte de algún huésped sin número y sin rostro, que aguarda en el umbral."







Olga Orozco







Corre sobre los muelles - Museo Salvaje - 1974 -











xzxzxzxzxzxzxzzzxzzzxzxzxzzzxzzxzxzxzzxzxzxzxzxz











sábado, 15 de mayo de 2010

NI OLVIDO NI PERDÓN

Bueno, bueno, visto que la indignación nos ha ido creciendo a todos pues, no contento con la suspensión de Garzón, se ha presentado en este blog un fascista que ha salido de recorrida a provocar embozado en el anonimato (bien característico de los cobardes que no dan ni la cara ni tampoco quieren arriesgar el pellejo por sus acciones. Probado está con los que se esconden tras esta zancadilla, vericueto jurídico y traicionero, de Varela). Digo que he decidido pasar con mi posición escrita desde los comentarios al cuerpo de LA ZONA.



Puesto que, ahora, estoy con poco tiempo como para la exposición que haré en breve al respecto, he decidido postear un texto que escribí, hace unos años, no bien llegado de la apertura de la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada) y que fuera el bastión más tenebroso de detención y tortura de la dictadura militar, transformada hoy en un Centro Cultural de la Memoria.
Presento el citado texto porque me parece importante resaltar la necesidad (simbólica, claro está) que tenemos los humanos, de encuentro con los seres queridos desaparecidos o ejecutados por motivos politicos.
Necesidad que, con amplio criterio, observó el Juez Garzón y por el que se lo suspende hoy día.

Gracias a ese acto de encuentro, pleno de sentido, sumado a los juicios que se están llevando a cabo donde los genocidas están siendo juzgados y condenados con todas las garantías de defensa que son inherentes a los sistemas democráticos, siento que se está pagando una deuda que la justicia tenía con el pueblo argentino.
Sé que para muchos españoles el tiempo pasado con tanta impunidad es demasiado pero sería bueno tomar nota de esto que, en el culimundo del planeta, está ocurriendo: juicios y condenas a los genocidas conforme al derecho de legítima defensa que no otorgan , los dictadores, a aquellos que asesinan.

CRóNICA DEL DIA QUE ABRIERON

LA ESCUELA DE MECáNICA DE LA ARMADA


                                          A Rodolfo Walsh, Paco Urondo,
                                          Haroldo Conti y muchos más.
                                                         In memoriam




A pesar de la incomodidad fisica producida por el jodido ciático que todavía no he domesticado marché, recontradolorido y por una exclusiva cuestión de conciencia, a la enlutada y temida Esma.
Salí a las 10 recién llego, son las 18.
Hacía muchísimo tiempo que no vivía emociones tan fuertes, tan intensamente genuinas.
También, era mucho el calor, al borde del infierno.
En blanco y negro y adheridas a las rejas, como encarando el reclamo de sus ausencias o exigiendo en el grito silencioso de la quietud fotográfica el blanqueo de sus ocultas moradas, las miradas de los miles de desaparecidos completaban la escena.
La gente, caminando por avenida del Libertador, lentamente.
Caminando.
Por Libertador.
Caminando, lentamente.
Caminando.
Por Libertador.


Adentro firmaban el acuerdo y el traspaso.

Después y en la ancha avenida perpendicular un inmenso palco, donde rendimos homenaje a los muertos, detuvo la caminata.
Elegías a los torturados (como muchos de nosotros) y a los desaparecidos (no como nosotros).
La Solita Silveira leyó un poema escrito 27 años antes, ahí mismo, por una atormentada que, entre los ayes acongojados de su escritura, temió su eléctrica muerte.
Así fue.
Después, hablaron dos muchachos nacidos allí, las madres detenidas, mas luego asesinadas. Sabemos que pentotal y...al final, al río.
Las nombraban con sus tonos de sombra. De pura presencia.
Las llamaban susurrantes...les decían....mamá....desde un palco.
Había recuperado, uno de ellos, hacía dos meses recién, su verdadera identidad.
Gracias a la de Carlotto...


Habló Kirschner: pidió perdón en nombre del estado.


Cantamos con el fuego de la solidaridad “Para la libertad”, junto a Serrat; “Todavía cantamos”, con Victor Heredia y una canción de desaparecidos de la que no sé su nombre y es hermosa, y al final y como un himno, “Solo le pido a Dios” juntos a León Gieco.
El clima generado por la energía de esa muchedumbre era inenarrable.
La gente ya no caminaba. Se había detenido, escuchando, quizás los más. Otros, a punto de llorar o llorando.
Cantamos...en realidad... creo que llorando cantamos.
Finalizó el encuentro en paz y, volviendo, dejaron, al público, toda la Esma...
Abrimos las puertas, las ventanas. Corrimos las cortinas, dejamos entrar el aire, la luz y la recorrimos como adueñándonos de ella, éramos miles ocupando las calles, la plaza de armas, los anexos, el inmenso hall central, donde volvimos a cantar espontáneamente el himno....como abrazando para que no se fueran las sombras de los que fueron ...sus alientos....nadie buscó desesperado, pero encontró .....encontró los ojos de todos los rojos, los silencios, las lágrimas, los abrazos... buscando.... el pecho ofrecido...esa forma tan profunda del amor.....el sentimiento incólume de fraternidad....todos abrazándonos...todos con todos, todos con los que estábamos....la compasión ...el llanto....la condolencia.....el dolor ....los ¡ PRESENTES !...los ¡ AQUÍ AÚN ESTAMOS !... los cantos de siempre en estas circunstancias....las banderas flameando..... ¡Uuauuuuuuu!...


¡¡¡¡¡¡¡ MUY FUERTE !!!!!.


Las 30.000 sombras le habían dicho a mi oído que debía ir, que el ciático bien podía esperar. Que yo estaba vivo solo de casualidad. Qué éste era un día histórico ...emotivamente especial.
Y el llanto que no podía parar sino por breves momentos.
De pie 7 horas, la carne viva otro tanto. Mi herida a borbotones.

Me despedí en la puerta de la Esma de los compañeros artistas, de las abuelas, las madres, amigos de los derechos humanos, toda gente con los que me encontré y estuvimos...compartimos...
lloramos.....vivimos esas horas condolidos.


Regresé caminando a casa en silencio.
Subí la cuesta de Ramallo acordándome de la carta de Rodolfo Walsh a la Junta Militar ¡Qué pelotas tenía!
Me acordé de Alfredo Bravo que murió sin ver la apertura, ésta era su idea original. Vivía allí, siempre muy cerca de estas cosas.
Claro, la intención es hacer un museo de la memoria y un centro cultural...está bien.. lo están logrando...
En lo que a mi respecta, poco es lo que puedo agregar, o casi nada, aún me corren los dos hilos solitarios de esas eternas e inconclusas lágrimas...


Estoy lleno de escoriaciones...del Falcon verde, las sirenas, las pistolas en los riñones, de la capucha tabicando...de Coordinación Federal...de los reflectores en la cara... los simulacros de fusilamiento ... de....


Se me hace dificil seguir narrando....


¿Del ciático?...no... de ése ni me acuerdo.


Hoy me duele el alma.





12 comentarios:

Adrian Dorado dijo...

Ánimo mis queridos compañeros, hermanos, españoles. Aquí hubieron leyes de punto final, obediencia debida e indultos por doquier y sin embargo uno a uno se van derechito entre rejas...con cadena perpetua.
Bueno, lo de Garzón hay programadas marchas desde el facebook en todas partes del mundo, parece que el 29 de este mes se realizan solicitando el premio nobel a la paz... Aquí estaré frente a vuestra embajada, protestando y reclamando.
¡¡¡¡NO BAJÉIS LOS BRAZOS!!!!

http://www.facebook.com/home.php#!/group.php?gid=109220995782218

dirección de Facebook para coordinar y enterarse de la marcha

Alena. Collar dijo...

He regresado, Adrian, esta noche. Te conozco poco, pero intuía que esta noche habría algo más.
Quiero decirte primero que estoy llorando. Ya perdonarás; recuerdo cosas, recuerdo sombras; ir por una carretera de Castilla y preguntar a mi Padre " ¿y esos palos de ahí?"... y la respuesta de los años 66 por ejemplo: "alguien que murió", y no se decía más. Hoy sé que eran nuestros muertos. Siguen ahí, Adrián.
Recordar la historia de mi tio, republicano, 21 años, pasó por cárcel, salió y murió después, y su mujer no recibió pensión de viudedad hasta el año ochenta y tantos, porque era "rojo".

Recordar las profesoras del colegio, privado el colegio, donde refugiaban su condición muchas de ellas de hijas de represaliados...

Recordar aquellas banderas, años triunfales, y preguntarle a mi Padre "quién ganó la guerra, ¿ganaron los buenos?" y contestarme: "perdimos todos".

Gracias Adrián, por escribir esto. Gracias por tu compromiso, gracias por decir palabras que son necesarias, " en la tierra son actos. Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan decir que somos quien somos. Estamos tocando el fondo". ( Gabriel Celaya)

catherine dijo...

Sí, poco que agregar sino decir que la memoria histórica prima sobre todas las leyes y darte el fuerte abrazo que no pudí darte el día de la apertura del Centro Cultural de la Memoria, a ti y a todos los que todavía están , con el recuerdo de los desaparecidos.
Este texto conmovedor tiene su sitio adecuado en el cuerpo de LA ZONA hoy.
Un beso.

Amando Carabias María dijo...

Todavía estoy sin aliento.
Algo conocía yo de este texto, viejo amigo. Ya me lo participaste en cierta ocasión memorable, si es que mi memoria endeble no empieza a causarme problemas.
Y sin embargo, en el contenido de este texto, donde la ternura por aquellos que los fascistas te amputaron del alma late con desboco, digo que el texto no es conforme al título. Ni hay ni debe haber olvido, aunque sólo sea como baluarte para sobrevivir. Pero tampoco veo venganza. No sé si perdón, acaso perdonar sea excesivo para quien sufrió en sus propias carnes las golpizas y más, pero no veo venganza...

Amando Carabias María dijo...

Y me alegro, lo recalco por si no ha quedado claro.
Con la justicia democrática sería suficiente.

Isolda dijo...

Mi Adorado, sin palabras.
Un beso y gracias por compartir.

Anónimo dijo...

GRAN MARCHA INTERNACIONAL EN APOYO DEL JUEZ BALTASAR GARZÓN
Recordar todos: Sábado 29 de mayo , GRAN MARCHA INTERNACIONAL EN APOYO DEL JUEZ BALTASAR GARZÓN, a las 18:30. En ESPAÑA: Todo el que pueda, a Madrid . Los demás en general frente a los palacios tribunalicios de cada ciudad. En el extranjero: Frente a las delegaciones consulares españolas. Frente a organismos internacionales a los que pertenezca España.(UE, ONU, OTAN, Unesco, etc)

Anónimo dijo...

Me duele en el corazón recordar las barbaridades de los milicos, los gallegos de Galicia sentimos a la Argentina como algo familiar y el sufrimiento de ellos es nuestro sufrimiento.Vuestra dignidad es un ejemplo para la historia, que ha marcado un antes y un después, es significativo que un argentino quiera darle amparo a Garzón en estos momentos de vergüenza nacional.
Saludo Paco

Flamenco Rojo dijo...

Amigo Adrián, a todos los antifascistas nos duele el alma...Yo tampoco olvido ni perdono.

Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Gracias, Adrián, por estar tan cerca de nosotros... desde Argentina... también me quedé sin aliento con el texto. No puede haber ni perdón , ni olvido... un abrazo.

Rosa María dijo...

El olvido es sinónimo de omisión o indiferencia. Nada se puede olvidar cuando el dolor marca huella e hiere a familias que desean recoger el dolor en forma de polvo en una carretera perdida.
Por la justicia siempre y el razocinio del ser humano para no volver a ejecutar fechorías tales.
Un abraciño desde Galicia hermana pequeña de Argentina.
Rosa María

Beatriz Ruiz dijo...

Mi querido amigo...

Mil gracias... mil besos...