A MODO DE UNA OCCIDENTALIZADA ORIENTACIÓN

Mixturando, eclécticamente, algunos preceptos extraídos de la Biblia y del calefón con 3 partes de Macedoniana porfía, un toque justo de inmersión Jungiana y 4 gotas de Xulsolariana elevación mas el sumo de todo un Lao Tsé en pleno. En epifánica unción, alzamos las copas con el genial brevaje e invitamos a
Tristán Tzara y Alfred Jarry para que nos acompañen a presentarnos con la misma interjección con que comenzara su parlamento el Père Ubú, a la sazón Roi, es decir:









BIENVENIDOS A LA NAVEGACIÓN







Alertamos a los atildados sobre la utilización de metáforas azarosas. Toda libre asociación es demostración de que existe el inconsciente; sobre él desligamos responsabilidades.







Invitamos a descabalgarnos del constante absoluto, las certezas irreversibles, la presunción de objetividad, las posturas a ultranza y los dogmatismos.







Sugerimos tratar de tolerar lo mejor posible el vacío existencial, el tembladeral de la duda, la desubicación de la contradicción, la subjetividad y la vulnerabilidad humanas, a sabiendas de que, aunque denunciemos con cierta queja, lo hacemos enmarcados por el amor y con un fuerte deseo libertario porque:











."...Tú y yo no somos dos mitades de una inútil batalla,/ ni siquiera dos caras acuñadas por la misma derrota,/sino tal vez una pequeña parte de algún huésped sin número y sin rostro, que aguarda en el umbral."







Olga Orozco







Corre sobre los muelles - Museo Salvaje - 1974 -











xzxzxzxzxzxzxzzzxzzzxzxzxzzzxzzxzxzxzzxzxzxzxzxz











jueves, 27 de mayo de 2010

HACEN FALTA





Y... SIN EMBARGO...


LA PATRIA


Esta tierra sobre los ojos,
este paño pegajoso, negro de estrellas impasibles,
esta noche continua, esta distancia.
Te quiero, país tirado más abajo del mar, pez panza arriba,
pobre sombra de país, lleno de vientos,
de monumentos y espamentos,
de orgullo sin objeto, sujeto para asaltos,
escupido curdela inofensivo puteando y sacudiendo banderitas,
repartiendo escarapelas en la lluvia, salpicando
de babas y estupor canchas de fútbol y ringsides.

Pobres negros.


Te estás quemando a fuego lento, y dónde el fuego,
dónde el que come los asados y te tira los huesos.
Malandras, cajetillas, señores y cafishos,
diputados, tilingas de apellido compuesto,
gordas tejiendo en los zaguanes, maestras normales, curas, escribanos,
centroforwards, livianos, Fangio solo, tenientes primeros,
coroneles, generales, marinos, sanidad, carnavales, obispos,
bagualas, chamamés, malambos, mambos, tangos,
secretarías, subsecretarías, jefes, contrajefes, truco,
contraflor al resto. Y qué carajo,
si la casita era su sueño, si lo mataron en
pelea, si usted lo ve, lo prueba y se lo lleva.

Liquidación forzosa, se remata hasta lo último.


Te quiero, país tirado a la vereda, caja de fósforos vacía,
te quiero, tacho de basura que se llevan sobre una cureña
envuelto en la bandera que nos legó Belgrano,
mientras las viejas lloran en el velorio, y anda el mate
con su verde consuelo, lotería del pobre,
y en cada piso hay alguien que nació haciendo discursos
para algún otro que nació para escucharlos y pelarse las manos.

Pobres negros que juntan las ganas de ser blancos,
pobres blancos que viven un carnaval de negros,
qué quiniela, hermanito, en Boedo, en la Boca,
en Palermo y Barracas, en los puentes, afuera,
en los ranchos que paran la mugre de la pampa,
en las casas blanqueadas del silencio del norte,
en las chapas de zinc donde el frío se frota,
en la Plaza de Mayo donde ronda la muerte trajeada de Mentira.


Te quiero, país desnudo que sueña con un smoking,
vicecampeón del mundo en cualquier cosa, en lo que salga,
tercera posición, energía nuclear, justicialismo, vacas,
tango, coraje, puños, viveza y elegancia.
Tan triste en lo más hondo del grito, tan golpeado
en lo mejor de la garufa, tan garifo a la hora de la autopsia.

Pero te quiero, país de barro, y otros te quieren, y algo
saldrá de este sentir. Hoy es distancia, fuga,
no te metás, qué vachaché, dale que va, paciencia.
La tierra entre los dedos, la basura en los ojos,
ser argentino es estar triste,
ser argentino es estar lejos.
Y no decir: mañana,
porque ya basta con ser flojo ahora.


Tapándome la cara
(el poncho te lo dejo, folklorista infeliz)
me acuerdo de una estrella en pleno campo,
me acuerdo de un amanecer de puna,
de Tilcara de tarde, de Paraná fragante,
de Tupungato arisca, de un vuelo de flamencos
quemando un horizonte de bañados.

Te quiero, país, pañuelo sucio, con tus calles
cubiertas de carteles peronistas, te quiero
sin esperanza y sin perdón, sin vuelta y sin derecho,
nada más que de lejos y amargado y de noche.

Julio Cortazar

8 comentarios:

francisco gomez dijo...

Como bien dijo Adrián no se debería generalizar, cierto, pero Cortazar dijo lo que dijo y que bien dicho.
Saludos genio
Paco

Amando Carabias María dijo...

Pero en una cosa si podemos generalizar: la patria son todos los seres humanos que la ocupan.
Si las mujeres y los hombres con sus propios problemas y sueños y pesadillas y alegrías e ilusiones y lágrimas no están bien cómodos en esa palabra, esa palabra no sirve para nada.

lobo rojo solitario dijo...

Cortazar q poeta de la putísima madre Maese tan descarnado tan realista tan sublime y premonitorio, pero le digo con la mano en el cuore (y no le repito la metáfora del vaso pa q no me genere otra vez la duda visual) Le digo si tengo q optar (pq no me queda otra) yo q no salgo ni a la esquina me voy a bailar con fito, con león, con víctor, hasta con la sole a la Av. 9 de julio y q Macri se meta el Colón en el colon (me explico) pobre teatro oligarca reluciente recien pintado y lleno de mierda. Y encima la vieja basura de la Mirtalegrand otrora prostituta diciendo "había vallas y la gente no molestaba" claro no vayan estos negros de mierda a ensuciarnos el teatro. Si mi estimado pq para toda esa gentuza chupasangre y elitista. Nosotros somos unos negros de mierda. Y me queda cuerda pero la corto pa no ponerme denso. abrazo latinoamericano de este cuyano q en realidad es un ciudadano del mundo por no decir del Universo pq eso somos Maese polvo de estrellas. Más abrazos

catherine dijo...

La vida de un país es como la vida de cada uno. No se debe olvidar a nadie ni a nada. Eso es la memoria histórica.
No soy mucho para banderas y fiestas nacionales, pero cuando Le Pen se apropió de los colores azul-blanco-rojo, de Jeanne d'Arc y otros simbolos no reaccionamos bastante rápido y ahora para muchos Franceses la extrema derecha es la Francia de verdad. En Cannes fue gente así que se manifestó en contra de una película que trata de los masacres de Setif del punto de vista de los Argelinos sin saber lo que hay en esta película, antes del estreno.
Buena fiesta (nacional) Adrian.

Isolda dijo...

Qué bárbaro, Cortázar! Era un genio y se demuestra en estos versos, que por desgracia, permanecen de actualidad absoluta.
No pienso que la patria se reduzca a un trozo de terreno, pero tampoco conozco el exilio y estoy segura de que me dolería en lo más profundo.
Tuve que leer la vida de Mariano Moreno, para entender tu diseño.
Al ver el comentario de Catherine, creo que los dos sabeis que en la España de todos, también las derechas y demás fascistas, se apropian de la bandera.
"Ser argentino es estar triste, ser argentino es estar lejos". Una realidad que vivimos con vosotros.
Añado, ser argentino es ser de plata y alguno además, dorado.
Besos que unan continentes.

Adrian Dorado dijo...

Claro Amando La pregunta es ¿Cuál patria? ¿Qué patria es la que sirve?
Porque aunque se lo niegue, en este lugar hay una brecha clasista y racista verdaderamente infranqueable. Hay una Argentina de los poderosos, adinerados, hacendados, banqueros, terratenientes, una clase alta con pretensiones de aristócratas descendientes de europeos (más prestigiosos si sajones, arios o por lo menos bien blanquitos y de ojos claros) quienes han usufructuado todos los privilegios y otra argentina, la del criollo, mezclado con el indio, de tez más oscura, pelo y ojos negros, pobres que se han dedicado (¿Qué alternativa han tenido?) a los menesteres serviciales de los primeros. A éstos últimos se los sigue llamando eufemísticamente “negros” (a secas) dado que el apelativo completo de uso es “negros de mierda”. Así como para que no queden dudas con nombre y apellido.
Cortazar los cita y mi intención, Isolda en el texto de la bandera era jugar, precisamente, con la doble lectura, haciendo más una identificación con ese sector de la población que con los conservadores blanquitos que lo hacen con figuras mucho más elitistas de la Revolución de mayo, como Saavedra o el mismo y primer presidente constitucional Bernardino Rivadavia quien fue el que inauguró la deuda externa solicitando préstamos que concluyeron en inmediatos cohechos.
Lobo de continuar dándose la polaridad eterna, sé de que lado estoy, no nos quedan dudas y tengo claro donde pondré mi voto pues sé diferenciar la paja del trigo. Lástima que este trigo no venga del todo limpio ni tanto como yo deseo.
Así es Catherine todos se apropian de la patria, hay que ver a los hacendados vestidos de gauchos. Claro que hay una ropa ordinaria en tiendas baratas para la peonada y otras de similar uso pero de diseño y confección de “Haute couture” para los de la Sociedad Rural.
Por eso nunca se sabe de que patria se habla cuando se la menciona. Bien puede ser la ultra mafiosa como la siempre postergada.
De eso hablábamos con Gaspard y parece que en el exterior queda una imagen equivocada de quienes somos.

Gracias a todos por la compañía.
Besos tranbsoceánicos y mediterráneos

Beatriz Ruiz dijo...

Esa tierra es de los negros (negros de mierda)... algunos lo reconocemos así... los otros, los blanquitos llegaron después para colonizarla... pero está es la historia de siempre...

Sobre patrias no hablo, no me gustan las patrias... no las entiendo... y de banderas, menos...

Pero amigo tu páis, ese pedazo del planeta en donde pasas tus días es maravilloso... dejo aquí mi testimonio de la belleza de su naturaleza, de la acogida que me dispensaron los negros de mierda (con los otros no traté)...

Besazo Dorado...

Adrian Dorado dijo...

Gracias Beatriz ciertamente es un país bello y los lugares tan disímiles que has visitado ( desde la selva las cataratas hasta la montaña...los Andes no son pequeña cosa, no...Bueno coincido no hablemos de patrias pues no sirven.
Y la verdad que esos negros de mierda entre los que me incluyo somos gente de paz, receptivos, disfrutadores del compartir...

Gracias y besazos también para tí.