A MODO DE UNA OCCIDENTALIZADA ORIENTACIÓN

Mixturando, eclécticamente, algunos preceptos extraídos de la Biblia y del calefón con 3 partes de Macedoniana porfía, un toque justo de inmersión Jungiana y 4 gotas de Xulsolariana elevación mas el sumo de todo un Lao Tsé en pleno. En epifánica unción, alzamos las copas con el genial brevaje e invitamos a
Tristán Tzara y Alfred Jarry para que nos acompañen a presentarnos con la misma interjección con que comenzara su parlamento el Père Ubú, a la sazón Roi, es decir:









BIENVENIDOS A LA NAVEGACIÓN







Alertamos a los atildados sobre la utilización de metáforas azarosas. Toda libre asociación es demostración de que existe el inconsciente; sobre él desligamos responsabilidades.







Invitamos a descabalgarnos del constante absoluto, las certezas irreversibles, la presunción de objetividad, las posturas a ultranza y los dogmatismos.







Sugerimos tratar de tolerar lo mejor posible el vacío existencial, el tembladeral de la duda, la desubicación de la contradicción, la subjetividad y la vulnerabilidad humanas, a sabiendas de que, aunque denunciemos con cierta queja, lo hacemos enmarcados por el amor y con un fuerte deseo libertario porque:











."...Tú y yo no somos dos mitades de una inútil batalla,/ ni siquiera dos caras acuñadas por la misma derrota,/sino tal vez una pequeña parte de algún huésped sin número y sin rostro, que aguarda en el umbral."







Olga Orozco







Corre sobre los muelles - Museo Salvaje - 1974 -











xzxzxzxzxzxzxzzzxzzzxzxzxzzzxzzxzxzxzzxzxzxzxzxz











jueves, 11 de marzo de 2010

CONJUNCIÓN COPULATIVA (antisimbiótica)

Para agrandar click en la imagen

7 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

De nuevo la luz como centro y fuente de este texto, tan sugestivo, como siempre.
¿A la postre, entonces, nada termina del todo, hay una continuación, un devenir que se descanta, allá en la bifurcación?
Este poema desprende luz,Adrián. Es como una antorcha, incluso en su geometría.

Adrian Dorado dijo...

Querido Amando
Aquí subyace la idea de transitoriedad.
Saberse mortal, conciencia de finitud. El hombre único viviente separado de la especie por el significante, ya no puede soslayar esta conciencia. Frente a esta certeza caben las más variadas manifestaciones.
Si, es posible la desesperanza, la caída en la nada, en el vacío de ser, como también es posible posicionarse rescatando encuentros que permiten desear, sentir, hacer y valorizar lo transitorio.
Es verdad que existe el dolor en una pérdida, que cuesta retirar la libido del objeto perdido para investir objetos que están aguardando y también es verdad que debemos seguir el camino de investir una y otra vez.
No es menos verdadero que sólo se tiene lo que se puede perder.
Freud sostiene que el duelo expira de manera espontánea y que cuando acaba de renunciar a todo lo perdido se ha devorado, también, a si mismo; entonces nuestra libido queda de nuevo libre y disponible para ser vehiculizada por el deseo, en busca del otro, en un nuevo lazo.Cada uno se las tendrá que ver con sus propios recursos y carencias para procesar este acontecer. Así cada uno buscará su horizonte en un equilibrio que se construye y se reinventa día a día, llevando el ropaje de la transitoriedad.”
“Recordemos que el Otro introduce la falta, hace de él un sujeto que podrá delinear las propias coordenadas marcando su futuro, de modo tal que pueda sostenerse en su propia red que pudo construir con la asistencia del otro, con la asistencia de su deseo e inserto en un mundo en continuo movimiento. Es la posibilidad que lo resguarda de sucumbir en la desesperación y en la muerte como sujeto.”

*Extractado de SUJETO Y EDAD – Clínica y psicoanálisis-
Licenciada María Capponi (mi ex analista)
Editorial Prometeo. BSAS 2007

En ese sentido de la continuidad efectiva del deseo, así es, Amando nada terminaría hasta el momento de la muerte del sujeto a menos que medie un estacionamiento inhabilitante del deseo en una melancolía.

Adrian Dorado dijo...

Respecto de la bifurcación, nada indica que en esa situación se des-cante , aunque implícito en ella subyazga el des-encanto de la des-unión.
Por lo que has visto con realismo, el canto continuaría, aún así, en tonos mayores dada la iluminación que lo enmarca.
Liberación, quizás.

Gracias por tu compañía Segoviano

Amando Carabias María dijo...

Ahí es donde me situé, en esa luz hacia la libertad.
La aclaración previa supone la declaración de todo un proceso de interiorización de los procesos vitales que nos es dada a pocos.
¿Cómo no acompañarte si tu casa es una ventana abierta al universo del mundo y al microcosmos del latido de los corazones?
Quizá antes de esa bifurcación haya aprendido algo

Adrian Dorado dijo...

Un devenir que se DECANTA, ¡Eso!¡Eso!

Adrian Dorado dijo...

Nos hemos cruzado en los comentarios, no quiero emplomar pero tu "¿Cómo no acompañarte si tu casa es una ventana abierta al universo del mundo y al microcosmos del latido de los corazones?" es una verdera, exageración propia de la subjetividad de los amigos. Igual te lo agradezco

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Una matriz, la forma de la copa para engendrar el arte, el útero que todo lo gesta, y la luz...

Un beso
Marian