A MODO DE UNA OCCIDENTALIZADA ORIENTACIÓN

Mixturando, eclécticamente, algunos preceptos extraídos de la Biblia y del calefón con 3 partes de Macedoniana porfía, un toque justo de inmersión Jungiana y 4 gotas de Xulsolariana elevación mas el sumo de todo un Lao Tsé en pleno. En epifánica unción, alzamos las copas con el genial brevaje e invitamos a
Tristán Tzara y Alfred Jarry para que nos acompañen a presentarnos con la misma interjección con que comenzara su parlamento el Père Ubú, a la sazón Roi, es decir:









BIENVENIDOS A LA NAVEGACIÓN







Alertamos a los atildados sobre la utilización de metáforas azarosas. Toda libre asociación es demostración de que existe el inconsciente; sobre él desligamos responsabilidades.







Invitamos a descabalgarnos del constante absoluto, las certezas irreversibles, la presunción de objetividad, las posturas a ultranza y los dogmatismos.







Sugerimos tratar de tolerar lo mejor posible el vacío existencial, el tembladeral de la duda, la desubicación de la contradicción, la subjetividad y la vulnerabilidad humanas, a sabiendas de que, aunque denunciemos con cierta queja, lo hacemos enmarcados por el amor y con un fuerte deseo libertario porque:











."...Tú y yo no somos dos mitades de una inútil batalla,/ ni siquiera dos caras acuñadas por la misma derrota,/sino tal vez una pequeña parte de algún huésped sin número y sin rostro, que aguarda en el umbral."







Olga Orozco







Corre sobre los muelles - Museo Salvaje - 1974 -











xzxzxzxzxzxzxzzzxzzzxzxzxzzzxzzxzxzxzzxzxzxzxzxz











lunes, 22 de marzo de 2010

AZAREMA LATINOAMERICANO

Para ampliar y leer click sobre la imagen

7 comentarios:

Adrian Dorado dijo...

AZAREMA: Neologismo consecuencia de fusionar los vocablos azar con poema.

He comenzado esta serie partiendo de la premisa de no reiterar, jamás, los mecanismos constructivos de manera que, en cada oportunidad, el azar se presente con su característica de imprevisibilidad.
En este caso me propuse, dado que fui convocado por dos libros de poesía que tenía sobre el escritorio: “El fuego de cada día” del mexicano Octavio Paz y “Orden terrestre” del porteño Enrique Molina, abrirlos en cualquier página y, alternativamente, con los ojos cerrados más la ayuda del índice de mi mano izquierda señalar una palabra, frase o verso y copiarla.

En la búsqueda de una conjura mágica decidí, a prioristicamente, tilizar un total de cuatro cuartetas lo que me resultaría un total de l6 versos. O sea que con la simple operación de reducción a un sólo dígito (por sumatoria) obtendría el siete, número mágico por excelencia. Operación practicada, también, para la cantidad de palabras utilizadas(43).
Respeté, una por una, la aparición de las palabras en su secuencia original, ordenándolas como versos, cada vez que cambiaba de autor.
Luego en diseño de la imagen y con intensión polisémica, las diagramé de manera tal de que, cada verso pudieran leerse indistintamente. En un continuo horizontal de una página o en su alternativa de dos columnas; lo cual, como es obvio, facilita la multiplicidad de sentidos del texto en cuestión.

Del pecado de plagio, sé que me salvo pero… me pregunto: ¿No será una “deconstrucción”... ilegítima?

Amando Carabias María dijo...

A mí no me parece ilegítima. Me parece decostrucción, pero igual que nos has dicho (y esto enaltece tu nobleza) de dónde procede cada término y su orden y el mecanismo (mezcla de ciencia exacta y esoterismo que seguiste), también podrías habernos dicho que lo habías sacado de Borges y Cortázar, o de una guía del servicio de correos y un poeta menor de Castilla. Porque, salvo la palabra buzones (tan común, pero tan específica) el resto pueden estar y de hecho están en la mayoría de autores y en tantos textos que nadie podrá acusarte de plagio y al hilo de lo que vengo exponiendo, si es que se da por buena mi argumentación, ni siquiera deconstrucción, sino, muy por el contrario reconstrucción...
Lo que en el fondo es tarea de todos los poetas de todos los tiempos...
Y en esta reconstrucción casi aleatoria (o azarosa como hábilmente has sugerido) hay lecturas tan sugerentes, tan propias del mejor surrealismo emparentado con la escritura automática... Por ejemplo (y ya que nos permites la lectura horizontal: en la cintura la mañanaes es el camino hembra...

A mi modo de ver, lo importante de este poema es su disposición tipográfica precisamente, y ese color de ocaso que confiere ese tono de intimidad que requiere su lectura.

lobo rojo solitario dijo...

ta güeno esto de q el azar tome por asalto a la poesía pero claro q tb podría ser alverre no???
verdad consecuencia
causas y azares
METODOLOGÍA ALEATOREA DE LA EXPERIMENTACIÓN
la merde!!!
q lindo esto de nadar en el mar inmenso y fecundo del ARTE-VIDA
abrazobeso

Adrian Dorado dijo...

LOBO me dejaste pensando. Debo serte honesto y no llego a imaginar cómo sería que la poesía tome por asalto al azar. Más allá de una metáfora más que interesante...no logro ver... ¿cómo haría? No será que toda poesía (por mucho que les pese a los soberbios que se vanaglorian de ser los "autores")es azarosa, aleatoria o como quiera llamársela y que ella nos maneja a nosotros más de lo que suponemos...no será que ella nos escribe. Entonces, sí, si señó!!!

Abrazo

Adrian Dorado dijo...

Amando Tienes razón a quien mierda le interesa cómo hago lo que hago. Dí que ya han escrito uds. dos que sino borraba el comentario... pero que gilipollas que soy!!!... es que a veces me enamoro de cada cosa!!!
Tienes razón. Por otro lado ya está más ensayado que "la cumparsita"

Amando Carabias María dijo...

El hecho de que tenga razón o no, no estorba en nada el texto que has escrito. A mí me parece muy bien, y como dije arriba, demuestra tu nobleza, además de explicar a quien no sabe el proceso.
¿Cómo nos hubiéramos enterado de que AZAREMA es lo que es?
Abrazos

Adrian Dorado dijo...

Amando continúas llevando la razón,rescato ahora, cuando dices que ¿Cómo os hubiérais enterado que AZAREMA es lo que es?
Digo, sin la aclaración podría caber en un porcentaje altísimo que, el lector, presupusiera que he tenido intencionalidad de escribir, en contenido y sentido, lo que concluyó del poema.
Y lo más concreto es la demostración de cómo, sin ningún compromiso con lo textual, ni el contenido de lo que está expresado, por parte del hacedor (nótese que evito utilizar poeta), la poesía concluye plena de sentidos, significados y potentes sugerencias.
Con lo cual sigo ratificando la teoría de que la obra de arte la hace el espectador-lector-escucha...en fin, llamémosle "el receptor" de ese (mensaje) estímulo mas allá de las intenciones o nó del generador.

Es que hasta yo msmo me he sorprendido con la polisemia que resultó de esa experiencia.
Es que toda interpretación es autoreferencial. Siempre habla más del intérprete que del emisor...por eso de las proyecciones de nuestros propios contenidos.
TODO LÍMITE, BORDE U ORILLA, ES REFLEJO
Y apelé penetrar en cierto plano de la magia como para solicitar a los "duendes", esos que habitan detrás de los vocablos que "se pusieran en acción"
Jó... es que hay "cosas" en el terreno del arte de las que se sabe tan poco!