A MODO DE UNA OCCIDENTALIZADA ORIENTACIÓN

Mixturando, eclécticamente, algunos preceptos extraídos de la Biblia y del calefón con 3 partes de Macedoniana porfía, un toque justo de inmersión Jungiana y 4 gotas de Xulsolariana elevación mas el sumo de todo un Lao Tsé en pleno. En epifánica unción, alzamos las copas con el genial brevaje e invitamos a
Tristán Tzara y Alfred Jarry para que nos acompañen a presentarnos con la misma interjección con que comenzara su parlamento el Père Ubú, a la sazón Roi, es decir:









BIENVENIDOS A LA NAVEGACIÓN







Alertamos a los atildados sobre la utilización de metáforas azarosas. Toda libre asociación es demostración de que existe el inconsciente; sobre él desligamos responsabilidades.







Invitamos a descabalgarnos del constante absoluto, las certezas irreversibles, la presunción de objetividad, las posturas a ultranza y los dogmatismos.







Sugerimos tratar de tolerar lo mejor posible el vacío existencial, el tembladeral de la duda, la desubicación de la contradicción, la subjetividad y la vulnerabilidad humanas, a sabiendas de que, aunque denunciemos con cierta queja, lo hacemos enmarcados por el amor y con un fuerte deseo libertario porque:











."...Tú y yo no somos dos mitades de una inútil batalla,/ ni siquiera dos caras acuñadas por la misma derrota,/sino tal vez una pequeña parte de algún huésped sin número y sin rostro, que aguarda en el umbral."







Olga Orozco







Corre sobre los muelles - Museo Salvaje - 1974 -











xzxzxzxzxzxzxzzzxzzzxzxzxzzzxzzxzxzxzzxzxzxzxzxz











miércoles, 24 de junio de 2009

A DE LANTE

6 comentarios:

Elsa Paganini dijo...

Hola Adrian....., proyectados construyendo nueva identidad hasta que esa misma identidad se diluya.?........muerte y resurreccion en un dialogo infinito y maravilloso....
gracias por tu aporte generoso !

Amando Carabias María dijo...

Veo un cielo inmenso, quizá infinito, en el que las pequeñas letras casi desaparecen, como evanesciéndose. Intuyo que sólo somos en la medida en que deseamos ser, no en la medida en que añoramos lo que fuimos. Si el universo late una vez por minuto (es por poner un ejemplo) qué parte de ese latido es la que corresponde a cada quién? Inapreciable. Pero, ¿sería el mismo latido sin esa ínfima parte nuestra?

Isolda dijo...

Yo niego la mayor: somos proyecto, ya sea delente o detrás, da igual. ¿proyecto de qué, tu lo sabes?

Pero he aprendido a descomponer mi nombre I SOL Da, Mi sol do, se admien variaciones como I love soul

Besos que van por el espacio finito-infinito.

Pepe Gonce dijo...

Adrián pregunto. Cuando tengo crisis de identidad ¿que soy? ¿un anteproyecto? Ofú, tengo un cacao...después de leerte hoy.

Un fuerte a bra zo.

Anónimo dijo...

un provisorio!!!como todos nosotros
tratando siempre en vano...

Bibiana Poveda dijo...

ya sabe, Adrián, que adhiero a su postura patafísica de la proyección como signo del destener, del deshaber, del deser, y gerundiando todito, es decir "siendo". nada es esssssssssstático (me gustan las ssss, pero me cuestan porque en Mendoza las ahhhpiramoh).
o sea, yo no me entendí lo que acabo de escribir, porque ya fui.
¿Ud. me entiende?
Palante, entonces.
Abrazos. Gracias.