A MODO DE UNA OCCIDENTALIZADA ORIENTACIÓN

Mixturando, eclécticamente, algunos preceptos extraídos de la Biblia y del calefón con 3 partes de Macedoniana porfía, un toque justo de inmersión Jungiana y 4 gotas de Xulsolariana elevación mas el sumo de todo un Lao Tsé en pleno. En epifánica unción, alzamos las copas con el genial brevaje e invitamos a
Tristán Tzara y Alfred Jarry para que nos acompañen a presentarnos con la misma interjección con que comenzara su parlamento el Père Ubú, a la sazón Roi, es decir:









BIENVENIDOS A LA NAVEGACIÓN







Alertamos a los atildados sobre la utilización de metáforas azarosas. Toda libre asociación es demostración de que existe el inconsciente; sobre él desligamos responsabilidades.







Invitamos a descabalgarnos del constante absoluto, las certezas irreversibles, la presunción de objetividad, las posturas a ultranza y los dogmatismos.







Sugerimos tratar de tolerar lo mejor posible el vacío existencial, el tembladeral de la duda, la desubicación de la contradicción, la subjetividad y la vulnerabilidad humanas, a sabiendas de que, aunque denunciemos con cierta queja, lo hacemos enmarcados por el amor y con un fuerte deseo libertario porque:











."...Tú y yo no somos dos mitades de una inútil batalla,/ ni siquiera dos caras acuñadas por la misma derrota,/sino tal vez una pequeña parte de algún huésped sin número y sin rostro, que aguarda en el umbral."







Olga Orozco







Corre sobre los muelles - Museo Salvaje - 1974 -











xzxzxzxzxzxzxzzzxzzzxzxzxzzzxzzxzxzxzzxzxzxzxzxz











domingo, 26 de diciembre de 2010

HORA DE CONFESIONES

Nunca supe como “llevar” ni como “manejar” a una mujer.


Y reconozco que después de ese reclamo tronante y culpógeno sentí, como es lógico, el consecuente bochorno.

Me ví un marciano troquelado en un plano de parálisis en 7D, suspendida mi cabeza en una pica, un diminuto homínido impotente e incapaz de satisfacer las mínimas necesidades de un encuentro cercano del 9º tipo. Un robot de juguetería del tercer mundo a donde solo llegan las pilas usadas….un cacho de matambre recontramasticado y en el tránsito de un intestino al otro, me sentí con su cambio de coloratura y hasta vi, en mí, el trueque de textura.

luego busqué modelos para aprender algo de eso que me faltaba y, hurgando en lo más excelso de llevar y manejar, consulté a varios expertos en las relaciones con sus amores que como tales (las relaciones digo) demostraron un bien portar y mejor conducir.

Digamos para empezar… cómo es un correcoches con su Ferrari, las salidas, sus aceleradas, los dobleces, sus líquidas ingestas... acaso, me pregunté, las filtraría para evitar los atragantamientos? y sus guaridas… sus pernoctancias en especiales cubículos… tapizaría, acaso, las paredes con capitonés de cuero rosa? Si, señor! Así es lo que vi.

También contacté a un zoófilico con su mona llevándola al pipiroom en un restaurante de luxe. Le secaría las partes? Me pregunté. Tendría, a un casual… toallitas especiales?... donde las llevaría... en una valijita con su nombre escrito con brillantina de oro? Si señor, y tampoco le han mentido.

Después apareció un langa toruno con un sobretodo de pelo de dromedario calvo en plena granizada y sin reparo…pobre hombre!...ya en él no me detuve más, supe el final de antemano.

Si hasta visualicé cómo transportaba un sádico bufa su cinturón de cuero hecho con verga de iguana morada. Se cuidaría, seguramente, de no engordar para no estirarle las envaselinadas escamas?

así es, mantuvo siempre flexible el chicotazo del látigo turgente... ¡Eso es llevar como Dios manda!

También, deberé ser veraz, fui testigo del transporte de un lugar a otro de un solitario a su muñeca inflable… la desinflaría, la desposeería de su esencia, la privaría del soplo divino de su propia naturaleza? De sus acolchadas bondades?

Sí, claro,con esmerado recato la ponía bien dobladita, dentro de una valija.

Ocurrido todo eso, decidí asumirme un inepto desde siempre, y lo más terrible fue tomar conciencia que, desde ese preciso momento: soy un pefecto demodé.

Había concebido a la mujer, a la compañera de mis sueños como un otro con voluntad propia y autotransportable y si bien es cierto que, en el caso de venir con sillas de ruedas, nunca la supuse ni manca ni inoperante. En tal caso habría que ver...
Es que llevarla?... Y a donde? por el supuesto camino de la felicidad?

Lo único que en tantos años me fueron dables de manejar, ocasionalmente, fueron un par de pinceles, una gastada lapicera y circunstancialmente la bicicleta con la que salgo por prescripción médica. También es cierto que saqué el registro de conductor pero como no tengo auto, indispongo de oportunidad, así que el tema del manejo concluí dejándoselo en manos de quienes precisen de ellos para lograr sus voluntades, caprichos o imperiosas necesidades.







Y con eso de "llevar" apenas puedo con las canas y a algunos años, muchos los dejé en el camino por pesados.



Rara vez llevé a hacer pis a algún perro, razón por la cual decidí convivir con una gata que, gracias a dios, esa, para mear y cagar, va a solas sin necesidad de que este incapaz de mierda, la lleve por sendero alguno.

8 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Me parece un texto genial, y lleno de una especie de humor dolorido y corrosivo, muy fuerte.
Será que la época del calendario va empujando a los pensamientos a construir balances.
No es por compararme, pero, por no manejar, quien suscribe ni bici, ni pinceles, ansí que... Y de conducir, ni carnet tengo.

Isolda dijo...

Me has hecho reír y sentirme un poco culpalble, por la parte que me toca. Después de la confesión y el arrepentimiento, si no recuerdo mal, venía aquello del "propósito de la enmienda". Así que covendría aplicarlo, sin preguntar a nadie; la interesada sabrá "llevarte". (De hecho, no se lo digas a nadie: es lo que hacemos)
Nunca es tarde para nada ADorado.
Mil besos de extremo a extremo del mundo.

Adrian Dorado dijo...

De eso se trata mis queridos, de poner de manifiseto que Nadie es perfecto y que hay un inmenso agujero del que los humanos no solo no damos cuenta, sino que no podemos ni sabemos salirnos.
Lo proyectamos en ele otro. Posiblemente porque, quizás, esa sea nuestra esencia. Es lo que no está o quizás lo que está imprenetrablente oculto lo que nos obsesiona.
Lo he posteado con mi más y con mi menos y sin ánimos de aguar fiestas pero si, de equilibrar cuestiones, démosle las bienvenidas a las navidades sabiendo que cuando nos ocurren nos otorgan las "partidas de nacimiento" nunca las "llegadas a..."
Es que siempre faltamos, de allí los reclamos. Nunca nos completamos y desde esa ausencia es que nos venden todos los espejitos de colores.

Flamenco Rojo dijo...

Estilo Dorado. Has equilibrado la balanza.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Pepe me encanta tu lucidez.
En estas Navidades más que nunca ¡Salud y República!

Anónimo dijo...

Isolda querida: es cierto vosotras bien oculto que lo tenéis así que eso del feminismo, me ca..., si somos varones más que domados, pero bueno! algunos pretendemos cierta dignidad,por lo menos verbal, que joder!(con perdón del vocablo).
Ya ves como son los tantos y no te propongas enmendar nada que ya bien liado lo tenemos con esto de las divisiones con las que el Santo padre nos echó de aquello que se supone era, pues... el paraíso...
Y hablando de lo uno y de lo otro, y esto es pa tí Pepe, resulta que el tío llega al infierno y soprendido ve a todos correr tras mujeres desnudas y con unos tremendos vasos de wisky en las manos y entonces le pregunta al adjunto de diablo
- Oye y con esos vasos...es que esto es el infierno?
- Si si, claro, le dice, es que los vasoso tienen un agujero...
-Pero y las mujeres?
- No

lobo rojo solitario dijo...

nadie es perfecto y por eso el amor y la vida están llenas de remendones Maese.
abrxx+bsxx

Flamenco Rojo dijo...

Buenísimo Adrián.